Seguro que conoces el aroma de la Menta… pero ¿alguna vez has olido la planta fresca?

Si has tenido la oportunidad de oler esta deliciosa planta medicinal y aromática habrás notado que no se parece mucho a todas esas mentas falsas que pululan como aromatizantes en chicles y caramelos, entre muchas otras cosas (como la pasta de dientes…).

Hacer una tisana con unas hojas de Menta fresca te resultará bastante similar al aroma de este Hidrolato, porque sí, tiene un aroma fresco y picante, pero muy atenuado comparado con el propio aceite esencial. Como ventaja, usar un hidrolato es cómodo y siempre lo tendrás disponible.

Si no te gusta la potencia de la menta, con el hidrolato contarás con sus propiedades pero con la intensidad atenuada. Es tan suave que lo puedes usar incluso con peques, ya verás que será una valiosa ayuda con todo tipo de erupciones…

Hay muchas clases de “mentas”, es una familia bastante extensa, entre ellas la más usada para bebidas y comidas en España es la Hierbabuena, (Mentha spicata) una variedad muy fragante pero menos intensa y fría que la Menta piperita, (Mentha piperita) que es un híbrido muy cultivado porque es el más rico en moléculas aromáticas.

El Hidrolato de Menta del que te hablo ahora es de Mentha piperita y sirve entre otras cosas para:

 

BELLEZA Y SALUD

USO EXTERNO:

En bruma (pulverizar directamente tantas veces como sea necesario) y en compresas para:

  • Acné y pieles problemáticas con tendencia a la grasa e impurezas
  • Quemadura solar
  • Lesiones que pican como las de la varicela o el herpes zóster
  • Urticarias
  • Eczemas
  • Escozores y ardores cutáneos de todo tipo
  • Refrescar el cuerpo por las noches calurosas: una bruma sobre la piel y baja enseguida ese calor ardiente que impide descansar…
  • Refrescar la cara y el cuerpo en los sofocos de la menopausia: vaporiza un poco de hidrolato directamente sobre la cara, cuello y escote o sobre el cuerpo, por ejemplo axilas, vientre e ingles o corvas de las rodillas.

 

USO INTERNO:

Diluido (tienes las dosis en este post) tiene propiedades:

Físicas:

  • Insuficiencia hepática y pancreática, digestiones pesadas, gases, hinchazón, inflamación, náuseas.
  • Activa la circulación venosa y linfática.
  • Migrañas, sobre todo de origen digestivo (hepáticas) o menstrual.
  • Sofocos de la menopausia y sudoración excesiva (aquí va genial mezclada con Hidrolato de Salvia esclarea y de Rosa a partes iguales).

Emocionales:

  • Emociones “calientes”: cabreo, enojo, irritabilidad, frustración, agresividad (aunque no se canalice al exterior… puede dirigirse hacia uno mismo).
  • Hiperemotividad, dificultad para expresarse, falta de claridad mental y agotamiento nervioso (es un tónico general).

La Menta es enfriadora en general, para usarla tiene que haber una condición o un síntoma de calor. Si padeces frío o friolerismo es mejor que no la uses, puede que no sea una opción indicada para ti.

GASTRONOMÍA

Añadir una cucharada de Hidrolato de Menta a la jarra de agua fresca durante el verano te ayudará a refrescarte por dentro, y suele gustar mucho sobre todo a quienes no desean tomar bebidas alcohólicas pero quieren disfrutar de un sabor diferente. Si añades un chorro de jugo de limòn o de lima … hummm!

Puedes disfrutar del refrescante sabor del hidrolato de Menta diluido como un ingrediente aromatizante en repostería, por supuesto, pero también en sopas (mejor aún frías), platos de fruta y sorbetes.

 

HOGAR

Añade un poco de hidrolato de Menta en el agua del difusor para que se vaporice lentamente en el aire de las habitaciones, refrescará un ambiente cargado.

 

 

Si lo pruebas has de contarme qué tal te ha ido con este hidrolato.

Feliz verano!

 

 

Sheila Minguito.

 

 

Si te ha gustado, por favor, comparte!
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone