¿Crees que si te exfolias a menudo estás cuidando mejor tu piel? ¿Lo lees día sí y día no en todas las revistas de belleza y ves que todas las marcas de cosmética natural tienen un exfoliante?

Pero, ¿es verdad que necesitas exfoliarte?

Déjame contártelo bien porque hay muchos mitos sobre esto:

Lo primero:¿sabías que la piel sana tiene la capacidad de desprenderse por sí misma de las células muertas que le sobran?

Las células muertas que aparecen en la superficie de nuestra piel son el resultado de la renovación celular de la misma y forman parte de la estructura propia de la piel.

Esta capa más externa formada por corneocitos o células muertas tiene una función indispensable como protectora y es imprescindible para la salud, mantiene la integridad funcional de nuestra piel y sin ella no podemos estar. El mecanismo natural es que, a medida que las células se renuevan, las viejas de la superficie se van cayendo solas.

Los dermatólogos explican que no se debe eliminar esa capa protectora, porque es fundamental en la protección cutánea.

Entonces, ¿quién tiene razón? ¿Esteticistas o dermatólogos?

Pues… desde mi conocimiento y experiencia es tan cierto uno como otro e incluso añadiré una razón más, verás porqué.

Sí que es cierto que esa capa es protectora, pero cuando las células muertas se acumulan en exceso en la supercifie cutánea generan estos problemas y es cuándo puede ser necesario retirarla:

PROBLEMAS COSMÉTICOS:

A.- La piel se ve mate, oscurecida, asfixiada y se siente rugosa, áspera, seca: no es agradable ni a la vista ni al tacto. Y no existen cosméticos que compensen una piel con exceso de células muertas, ni leches iluminadoras ni «ná»… y si te bronceas sin exfoliarte puedes terminar a manchas.

B.- Se bloquea el paso de los ingredientes activos que llevan tus cosméticos, ya sean cremas, serums, leches, mantecas, mascarillas o aceites. Y “lo que no penetra, no actúa”: no pretendas que te hidraten o nutran si tienes la piel completamente saturada de meses y meses sin sacarte de encima esa capa excesiva de células muertas.

               PROBLEMAS FUNCIONALES:

C.- La piel es un órgano excretor que necesita que se limpie regularmente para mantenerse fresca y sana porque exuda materias de desecho, toxinas que se depositan en esta capa externa y se mezclan con estas células saturando la piel y disminuyendo su buena función cotidiana.

Y a ello añade los tóxicos que provienen del exterior, de nuestra ropa sobre todo, pero también del ambiente y los cosméticos que usas (peor si no son naturales auténticos, claro) lo que va asfixiándola día a día.

La Naturopatía y también las Medicinas Tradicionales como la Ayurveda sostienen que limpiar la piel con regularidad mantiene sus funciones vitales en buen estado, y en particular mejora la sensibilidad del Tacto, lo que nos pone en con-tacto con el resto del Universo… La piel es el mayor órgano de nuestro cuerpo, no lo olvidemos.

Ahora bien, de no exfoliarse nunca a hacerlo todas las semanas como se puede leer en revistas o en internet hay un abismo, por que el exceso de exfoliación puede ser tan malo como su falta.

Por tanto lo más importante en este tema es discernir sabiamente si lo necesitas. Y teniendo en cuenta que el ritmo de renovación celular es aproximadamente de 1 mes, la frecuencia también tiene su importancia.

Si no tienes claro que lo necesitas puede que guiada por consejos cosméticos no saludables te estés aplicando productos innecesarios y agresivos: sí, incluso los naturales o los caseros, (más abajo te explico por qué debes tener cuidado) y te encuentres gastando tiempo y dinero sin lograr mejorar lo que ya está bien.

Entonces, ¿cómo saber si lo necesitas y para qué?

 

¿Notas alguno de estos problemillas?

  • Al tocarte tu piel está áspera o rugosa, reseca, por mucha leche que te pongas…
  • Desprende escamitas al quitarte las medias o calcetines…
  • Tarda mucho en absorber tu aceite o crema favorita o bien cuando la aplicas aparecen grumos…
  • Tienes la piel teñida de oscuro (aunque tienes que fijarte para ver bien ese color) de los tintes de los vaqueros y medias…
  • La ves mate u opaca, no luminosa…
  • La prueba del celo: puedes ponerte un trozo de celo en cualquier parte del cuerpo y al levantarlo se podrán ver al trasluz una cantidad mayor o menor de residuos…

Estos son los datos más importantes para valorar correctamente si necesitas exfoliarte, porque tú eres la única que puedes sentir cuándo necesitas retirar esa capa, ya que su producción depende de la edad, la zona corporal, los cuidados que te prodigas y las condiciones ambientales (frío, calor, humedad, sequedad…).

Durante el verano es mucho más habitual que te acuerdes de exfoliarte al exporner más piel al aire y ponerte más protectores y leches que en el invierno es más fácil identificar si tienes que echar mano del exfoliante. Y es que también la piel agredida por el sol, aire y sal o cloro se renueva más rápido y se acumula antes la capa visible de células muertas, lo que no significa que en el invierno no haya que hacerlo. Dependerá de tu propia piel.

 

Así que ¿para qué exfoliarte?

Pues sencillamente porque quieres:

  • Depurar tu piel de impurezas, desintoxicarte.
  • Sentir tu piel suave, luminosa, tersa, flexible e hidratada, ligera y jugosa.
  • Receptiva a cualquier tratamiento que quieras ponerte.
  • Preparada para SER TOCADA…

Pero…¡¡¡ NUNCA A CUALQUIER PRECIO!!!

 

2+1 métodos sanos y eficaces para exfoliar tu cuerpo en casa

Estos 3 métodos son para exfoliación corporal, para la facial haré un próximo post porque lo requiere.

Has de saber que no todo lo que encuentras por ahí va a exfoliarte bien, porque exfoliarte no tiene que ser una agresión cutánea, solo se necesita DESPRENDER SUAVEMENTE esa capa, manteniendo íntegra la piel tal como nos recuerdan los dermatólogos; la exfoliación es una limpieza profunda pero suave.

Para hacerlo muy bien puedes probar uno de estos 2 métodos naturales comprobados y añado otro más para hacerlo solo bien, verás porqué:

  1. EL CEPILLADO en SECO
  2. EL BAÑO EXFOLIANTE con fricción manual
  3. UN EXFOLIANTE NATURAL

 

1

EL CEPILLADO EN SECO

Si ya lo conoces no necesitarás más para mantenerte limpia, tersa y suave, y si no lo conoces no te pierdas este post.

2

EL BAÑO EXFOLIANTE

Pero quizás quieras conocer otro método totalmente natural y muy valioso como agente de bienestar, aunque eso sí, requiere que dispongas de una bañera:

Date un baño con agua sola, o con Sales de Epsom o de Mar o del Himalaya, o con Aceites Esenciales, o con copos de Avena, o con Leche, o con Miel… con lo que prefieras, pero no con gel ni jabón, ni bombas de baño ni espumas por mucho que te apetezcan si no quieres resecar en exceso tu piel y hacer el efecto contrario al que deseas.

Y tras un ratito para que el agua caliente macere tu piel vas a friccionarla eligiendo una de estas 2 maneras:

1.- MÉTODO MANUAL:

Usas solamente tus propias manos para friccionarla y arrastrar las células muertas, que saldrán en forma de migas (como cuando usamos una goma de borrar) más o menos gruesas (y después del verano incluso de color oscuro al llevar las células muertas bronceadas).

Este es el método más barato, sencillo, protector y eficaz que conozco: el agua caliente y tus manos.

(Variante: Si sueles darte un baño de vapor recuerda que también es ideal para este cuidado, porque lo necesario es que el agua o su vapor haya ablandado la capa de células muertas para retirarlas con una suave fricción. Seguro que has visto más de una vez a gente en el baño de vapor de los SPAS frotarse con las manos todo el cuerpo… eso es exactamente lo que te propongo tras el baño en bañera o en sauna húmeda).

2. MÉTODO ARABE:

Es el método tradicional marroquí y la fricción se realiza con una manopla especial llamada kesa en vez de usar solo las manos, aunque también usan un jabón especial llamado beldi que macera esa capa córnea más rápido. Sin embargo, también éste método exfoliante hay que dosificarlo para no resecar en exceso la piel, por que cualquier jabón termina agrediendo el manto ácido cutáneo. Tampoco lo recomiendo en pieles sensibles o con dermatitis, por ejemplo, en esos casos es mucho mejor el método manual.

Tras la fricción completa del cuerpo debes aclararte todos los residuos y ya notarás la piel como la de un bebé, limpia, suave y fragante, y una maravillosa sensación general de limpieza y ligereza.

Seguidamente es el mejor momento para hidratarte con un aceite y una leche, sí los dos a la vez, aplicados sobre la piel aún húmeda, ya que además de absorberse mejor es una delicia sensorial que te ayudará a tomar conciencia de la calidad y calidez de tu piel.

 

 

FRECUENCIA

Dependiendo de la zona del cuerpo, la edad, la época del año y el tipo de piel podría ser una vez al mes, por ejemplo, pero…. esto es totalmente orientativo. Observa tu piel y solo te haces la exfoliación si notas alguna característica de las reseñadas que te lleve a pensar que necesita ayuda.

Si te haces el cepillado en seco no te exfolies manualmente, y viceversa, si te exfolias con el baño ten cuidado al realizarte el cepillado para no pasarte exfoliando la piel pues es un agresión que ya sabes que debes evitar.

 

3

UN EXFOLIANTE NATURAL

El más conocido de los exfoliantes, se aplica en la ducha. Aunque las marcas cosméticas te ofrecen innumerables fórmulas exfoliantes, a cada cual más deliciosa, todas hacen lo mismo: raspar tu piel. Por eso, aunque son una ayuda para mantener la piel sin acumular capa córnea, no son tan respetuosas como los 2 métodos anteriores ya que con los exfoliantes mecánicos hay que tener cuidado en la fricción pues pueden irritar y provocar daños microscópicos en las frágiles estructuras de la piel. Si eres sensible usa solo el cepillado en seco o la fricción manual.

Y si no tienes bañera para hacerte el baño exfoliante entonces usa un exfoliante natural o prepara esta receta:

RECETA EXFOLIANTE CORPORAL NATURAL

fórmula casera de exfoliante corporal

Ingredientes:

  • 1 parte de sal marina ecológica molida muy fina para pieles normales a gruesas, para pieles finas, mayores o sensibles sustituye la sal por semillas molidas de albaricoque o de higo chumbo con una granulometría fina.
  • 1 parte de aceite vegetal virgen de primera presión ecológico. Por el verano prueba el de coco eco (yo uso la marca Naturseed que vendemos en la tienda): huele que te mueres de rico…

Mezcla bien los ingredientes en un envase de cristal que puedas cerrar para guardar el producto y usarlo cuando lo desees, dura de 6 a 12 meses si lo tienes bien guardado.

¿Cómo se usa?

Moja tu piel en la ducha y aplícate con las manos (sin manopla o guante, lee más abajo por qué evitarlas) un poco de esta mezcla en círculos ascendentes, sin presionar en exceso, vete aplicando lo que necesites, cuidado con ponerte la piel muy roja, para antes de que la veas irritarse.

Aclara con agua tibia y ya está porque este exfoliante ya te deja la piel hidratada: cuando salgas de la ducha tendrás la piel sedosa y humectada.

No sigas una rutina exfoliante porque sí. Aprende a conocer tu piel a lo largo del año.
 

 

Accesorios Exfoliantes: Esponjas, Guantes y Manoplas

No, estos utensilios NO exfolian usados en húmedo, aunque sean muy agradables de usar, pero no son especialmente necesarios.

Solo exfolian en seco, ni siquiera el conocido guante de crin que es realmente un guante de lufa, una fibra vegetal que sale de un tipo de calabaza, y que si quieres que ejerza una ayuda exfoliante requiere que la uses en seco antes de tu ducha.

Estos accesorios solo sirven para extender el gel o el jabón que ya sabemos que no es lo mejor que podemos hacer… y la mayoría ejercen una fricción excesiva sobre tu piel, llegando a irritarla en muchos casos. Si aún no lo sabes puedes leer este post donde te explico detalladamente como ducharte sin deshidratarte.

Eso sí, las Manoplas de Algodón Orgánico, de Fibra de Lino o de Ortiga como las que vendemos en nuestra tienda de Agua de Flores, y las Esponjas Marinas auténticas son elementos muy agradables de usar si te apetece darte un baño, hacerte alguna fricción especial o masajearte la piel mientras te duchas sin más, pero con ellos no abuses del jabón o del gel de ducha, no te compensará jamás.

Ojo con los tintes:

Sin embargo como excepción sí que te recomiendo usar alguno de estos accesorios si te ves la piel teñida por la ropa para asegurarte de que se van los tintes que de otra manera quedan en la piel y al ponerte aceites o leches corporales irán entrando con ellas en tu organismo, algo nada recomendable porque los tintes de la ropa son verdaderos tóxicos químicos. Cualquiera de estas manoplas son muy indicadas para friccionar esa piel ensuciada, bien mojada y con jabón (ahora sí que es necesario).

Y aunque sean más caras usa esponjas marinas naturales auténticas o manoplas de fibra vegetal, y sí, ya sé que tienen un inconveniente: tardan mucho en secarse y pueden generar mohos… valora entonces si las necesitas obligatoriamente.

Atención a las esponjas de plástico: cuidado con usarlas sobre la piel, ¡es ABRASIVO! y especialmente si tienes niños, ¡su piel no necesita fricción ni exfoliación alguna! la suciedad de sus juegos se quita con agua perfectamente. La capa de células muertas a la que me refiero solamente la tenemos los adultos.

 

Post DATA:

No me quiero despedir sin APUNTARTE ESTE DATO muy importante relacionado con este tema:

¡OJO CON LOS EXFOLIANTES CASEROS ABRASIVOS!

La sal marina es agresiva si la usas muy a menudo… por ello aplica este producto solo de vez en cuando, sin embargo, no te aconsejo que uses azúcar (ni siquiera de caña) porque además de ser aún más agresivo para la piel no te elimina las cargas de electricidad estática como sí hace la sal marina… este plus energético es algo más que solo se aprecia si tienes tu atención puesta en las sensaciones sutiles, pero que se puede sentir si lo comparas con cualquier otro producto que uses para exfoliar.

Por supuesto cualquier abrasivo está contraindicado por muy natural que sea: bicarbonato u otros agentes que raspen. No olvides que tu piel no es una superficie, es un órgano: cuídala.

 

Y sobre todo:

NI SE TE OCURRA APLICARLOS A LA CARA

Son extremadamente agresivos: los granos de sal (y para el caso de azúcar también) tienen ARISTAS que CORTAN la piel de la cara, irritando e incluso favoreciendo infecciones.

Como este tema es muy importante, en un próximo post te explicaré todo lo que debes saber de la EXFOLIACION FACIAL, como ya te comenté.

Hasta aquí este tema que se escucha tanto en verano, espero que te haya gustado.

¿Cuál es tu exfoliante preferido?

¿Conocías la fricción manual del baño exfoliante?

Déjame tu comentario … ya sabes que me interesa conocer tu opinión.

 

 “La Belleza reside en el ojo del que mira”

Shoshitsusen

 

‘Mírate con Belleza’,

Sheila Minguito.

 

 

 

 

 

 

 

Si te ha gustado, por favor, comparte!
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone