Es un gusto ver el auge que está tomando la Aromaterapia porque realmente es una técnica natural maravillosa, con una acción holística en sí misma ya que los aceites esenciales actúan en los 3 aspectos del Ser:

  • físico: gracias a sus moléculas altamente activas que llegan a penetrar en las células
  • energético:por ejemplo con su campo electromegnético de alto nivel vibratorio
  • sutil: su acción a través de nuestro olfato modula la expresión de nuestras emociones, son considerados por los entendidos como “el alma de la planta” y transmiten esa cualidad sutil llamada Energía Vital.

Pero como la Vida tiene dos caras, el lado oscuro de esto es el mercantilismo que está exprimiendo estas maravillosas cualidades transformando una técnica terapéutica altamente reconocida en una moda sin alma. Y en estas, las personas atraídas por la luz de estas sustancias muchas veces se ven atrapadas en el desconocimiento en su uso cotidiano, (y eso siempre y cuando topen con aceites esenciales auténticos y no con copias sintéticas u otras versiones adulteradas de los mismos que es lo que más abunda) porque el asesoramiento mínimo que requiere el manejo de estas sustancias luce por su ausencia.

Por ejemplo en su aplicación tópica. Usar aceites esenciales requiere unos conocimientos básicos de sus indicaciones terapéuticas y no solo cosméticas o recreativas, a pesar de que su aroma nos incita a usarlos así. La razón de esto es que son sustancias altamente activas y reactivas. Esto es necesario conocerlo y por desgracia no está ocurriendo así. Ya he escuchado a varias personas que me han contado con una sonrisa que tenían puesto este o aquel aceite cítrico porque le encanta su olor. Sin más. Al indagar si sabían que no puede exponerse al sol la piel donde se haya aplicado una esencia de cítricos todas me contestaron que no tenían ni idea. Por suerte no hubo que lamentar ninguna mala reacción, pero muestra que claramente hay que tener unas nociones mínimas para usarlos bien y disfrutar de sus beneficios sin que una mala praxis nos de problemas. Esto no quiere decir que sean peligrosos si no que como tantas otras cosas requieren de un conocimiento en su uso, algo lógico.

Fotosensibilización

Con este ejemplo me refiero a los aceites esenciales y esencias fotosensibilizantes. Son unos cuántos aceites esenciales ricos en furocumarinas que son moléculas que fotosensibilizan la piel y que pueden causar desde manchas, rojeces o dermatitis de contacto a graves quemaduras si después de aplicarlos puros o diluidos en la piel te pones al sol, (aunque no te tumbes, también te da aunque vayas de paseo o en bici…)

Si bien hay varios aceites esenciales fototóxicos, los más usados son las esencias* extraídas de la cáscara de los cítricos, que son los más atractivos por su maravilloso olor y su bajo precio (incluso las esencias cítricas de calidad son económicas). Y con ellos la tentación de ponerlos directamente como perfume, o de mezclarlos con la leche o el aceite corporal: con una deliciosa bergamota que te pones en el té… ¿cómo no añadirla a la leche corporal después del baño? ¿O con el pomelo y el limón, que además dicen que son excelentes para las venitas rotas y la celulitis? Pues… mejor no lo hagas por el verano… cuando sales al sol.

Para evitar las reacciones fotosensibilizantes hay que tener esto en cuenta:

  • Nunca aplicarlos sin diluir.
  • Si los aplicas diluidos en un portador esperar al menos 12 horas antes de exponerse al sol.
  • Algunas personas especialmente sensibles y niños mejor esperar hasta 72h.
  • Para usarlos sin esperar las mínimas 12h evitando la fotosensibilización se pueden aplicar en aceite o leche o crema pero deben ir en una proporción inferior al 1%. Esto quiere decir 1ml o menos de aceite esencial por cada 100ml de leche o aceite portador.
  • Si se añaden a un gel de ducha o un champú dan menos problemas porque se aclaran, no quedan en la piel, pero aún así evítalos si eres sensible…
  • Recordar que muchas personas ya se toman medicamentos con potencial fotosensibilizante: cuidado al usar a la vez estos aceites esenciales, es mucho más probable que aumente la reacción cutánea.

 

Hay que recordar que numerosos cosméticos llevan estos aceites como ingrediente en su composición. Bien, en estos casos se debe diferenciar un cosmético de una aplicación aromaterapéutica con un aceite esencial individual. Los cosméticos suelen incluirlos en la fragancia y la mayoría no sobrepasan ese 1% indicado. No obstante se sabe que los perfumes (sean convencionales o no) que llevan alguno de estos aceites esenciales y esencias (auténticos o sintéticos) producen manchas en la piel si te los pones para ir a tomar el sol, de ahí el consejo general de no perfumarse en la piel para ir a la playa o de usar colonias y perfumes indicados expresamente para el sol.

Así mismo, hay seguridad en los cosméticos aromaterapéuticos que son formulados por expertos en aceites esenciales, permitiendo que las sinergias de aceites equilibren el producto y no den estos problemas a pesar de que su porcentaje es más elevado que en un cosmético natural normal.

Aceites vegetales

También hay 2 aceites vegetales que son fotosensibilizantes y requieren la misma precaución de uso, si bien durante todos los años de carrera profesional como naturópata especializada en Aromaterapia no he visto ningún caso de sensibilización, pero ante la duda mejor evitar el sol después de aplicar directamente puro ACEITE DE ROSA MOSQUETA (el auténtico, no adulterado, refinado ni mezclado con otros) y el ACEITE DE HIPERICO (el de color rojo, no el normal que no tiene color; este aceite es un oleomacerado de sumidades floridas de hipérico o hierba de San Juan en aceite de oliva o de girasol).

Esto quiere decir aplicarlos puros en la piel, no si forman parte de una crema o una leche. El de Hipérico se usa tradicionalmente para curar las quemaduras, sí, también las de sol…pero es evidente que en ese caso nadie se pone al sol hasta estar totalmente curado así que nunca he visto reacciones solares en todas las veces, y ¡han sido muchas!, en que lo he recomendado para regenerar quemaduras. Por tanto cura la quemadura solar pero puede producirla… así que usarlo solo siempre después del sol. El de Rosa Mosqueta suele usarse siempre como un aceite regenerante en cicatrices que ya no se exponen al sol, así que no hay problema… y si se usa como sérum facial siempre se recomienda usar de noche bajo la crema, así que tampoco he visto ninguna reacción en nadie…

Usos seguros

Por eso si deseas usar cualquiera de estos aceites, tanto esenciales como vegetales, tópicamente, es mejor que:

  • los apliques solo por la tarde /noche
  • los esenciales los uses solo en difusores ambientales, sobre todo las esencias cítricas.
  • si no quieres prescindir de sus aromas cítricos también puedes sustituirlos por los aceites esenciales de Lemongrass o Citronella que huelen bastante parecidos a cítricos aunque no lo son y por tanto no están en la lista de fotosensibilizantes.
  • si los usas como perfume aplícalos en la ropa… aunque ya sabes que no lo son y no se mantienen mucho tiempo. Yo prefiero inhalarlos directamente o en difusor…

Y como ya dije, en todo caso me refiero al uso tópico de estos aceites de forma individual, pues algunos laboratorios que ofrecen sinergias seguras en su uso pueden incluir alguno de estos aceites esenciales o esencias y no producir problemas, como nuestra marca Societé Provençale de Aromatherapie.

*Las esencias son la denominación correcta de los cítricos, estas esencias se extraen por presión y no por destilación de vapor, aunque hay algunos cítricos que se obtienen  por destilación como la clementina o a veces el limón, y destilados no son fotosensibilizantes, pero en aromaterapia se suelen considerar menos apropiados.

Sheila Minguito.


fuentes:

M.P Magonet

Antonia Jover

Robert Tisserand

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone