Ojo con los que aparecen en casi todas las revistas “femeninas” y en internet… trucos, consejos o tips de belleza natural son una moda en auge pero muchísimos son erróneos o directamente falsos. Es una pena que esto se cuele sutilmente porque si no tienes suficientes conocimientos y sigues sus indicaciones puedes encontrarte con problemas cutáneos que achacarás a la belleza y cosmética natural y pondrás en duda su validez y eficacia.

La publicación de remedios naturales y/o caseros para sustituir productos o servicios profesionales no está supervisada,  observándose que muchas revistas o blogs que los publican no obtienen esas informaciones de profesionales cualificados, si no que se ve claramente que se contaminan con ideas sacadas de cualquier sitio salvo el correcto (incluso me llevan a pensar que lo hacen a posta para denigrar las bondades reales de la belleza y la cosmética natural). Quiero “desmontar” algunos de estos consejos que he visto muchas más veces de las que me gustaría y que son totalmente erróneos o falsos:

  • Mezcla unas gotas de aceite vegetal de moda (argán, rosa mosqueta, etc…) con tu crema para incrementar su eficacia = ERROR

Si la crema que te pones no cubre tus necesidades cámbiala por otra que sí lo haga. Las fórmulas están diseñadas como una entidad completa de modo que no están preparadas para comportarse bien si les añades por tu cuenta un componente que no se contempló que estuviera presente. Hay que respetar el trabajo de los formuladores. Si deseas usar un aceite ponlo separadamente de la crema. Y sobre todo no mezcles aceites vegetales auténticos, de primera presión y/o ecológicos con cremas convencionales porque como éstas tienen derivados del petróleo o siliconas (y créeme, todas las convencionales los tienen) van a bloquear la absorción del aceite y no vas a ver los resultados que esperas por muy buen aceite que uses. Si aún así quieres usar aceite y después crema asegúrate que ésta sea de verdad natural y/o ecológica.

  • Mezcla unas gotas de aceite esencial con tu aceite o crema = ERROR GRAVE

Este es mucho peor que el anterior porque los aceites esenciales son sustancias de gran actividad bioquímica y no son en absoluto neutros. No los uses sin saber cómo. No los mezcles con cosméticos convencionales: pueden reaccionar al mezclarse con los agentes químicos del cosmético y producir reacciones indeseables. Y no es culpa del aceite esencial… Por ejemplo contra los piojos no añadas árbol del té al champú si éste no es totalmente natural.

 Otros consejos terribles:

  • Aprovecha para darte un masaje facial al ponerte tu crema = ERROR

Las cremas faciales no estás diseñadas para soportar la fricción que requiere un masaje, además la gran mayoría son emulsiones de aceite en agua que se absorben mucho más rápidamente por las palmas de las manos que por tu cara, lo que impide que tu piel reciba la cantidad necesaria de la crema. Resultado: mayor gasto de crema y menor eficacia cosmética. Si quieres darte un masaje usa un aceite vegetal adecuado o un aceite de masaje facial…y por cierto para que sea eficaz (que lo son y mucho) por lo menos necesitas unos 10 min. de masaje… nada logras con 1-2 min. que podría durar masajeando la crema como aconsejan.

  • Los exfoliantes con microgránulos dañan la piel = FALSO

Depende de qué están hechos los gránulos, y su tamaño, no son todos iguales ni mucho menos. Peor aún si te aconsejan usar sal marina o azúcar moreno mezclado con aceite vegetal… eso solo lo tolera la piel del cuerpo que es más gruesa que la facial…

La arcilla vendida “como un ingrediente natural muy de moda”:

  • Para desincrustar los poros negros = FALSO

Los poros negros no se limpian con arcilla, si no con una limpieza de cutis.

  • Evitar comprarla a granel porque no está purificada y micronizada y puede obstruir los poros = FALSO

La venta de la arcilla tanto de uso externo como de uso interno está regulada por las mismas normativas que otros productos cosméticos y/o alimentarios, y solo varía su granulometría, es decir, lo molida que está. Viene purificada y se puede usar directamente sin más. Solo que es más difícil de preparar una mascarilla facial si no viene en polvo… pero aún así se puede preparar perfectamente con una arcilla más gruesa solo necesitas más tiempo para que la arcilla se remoje y se deshaga por completo.

  • Añade unas gotas de aceite de árbol de té a la mascarilla de arcilla si tienes granos de acné = ERROR  GRAVE

Si haces esto puedes lograr una quemadura directa en la cara. Es absolutamente básico no oclusionar un aceite esencial (cualquiera, no hay excepciones) con arcilla o algo similar que impida la evaporación del aceite esencial, esta práctica puede llegar a quemar la piel.

  • Mascarilla absorbente de arcilla en toda la cara = ERROR

La arcilla deshidrata el cutis, puede usarse como un ingrediente más de una mascarilla facial pero no aplicarla pura en toda la cara, si no solamente sobre el grano infectado (un poco, como un guisante encima del grano). Si usas solo arcilla tu piel se deshidratará y reaccionará produciendo más grasa si tienes cutis graso o secándose más si lo tienes seco… En el cuerpo es menos desecante y se usa como cataplasmas para múltiples dolencias, lo anterior especialmente cierto en la cara.

Hay más por desgracia… espero que con estos pocos te hagas una idea de lo que te intento transmitir. Si tienes alguna duda con algún consejo no dudes en preguntarme, te contestaré encantada.

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone