¿Notas la piel tirante, reseca, molesta, incluso escamosa, roja o irritada nada más salir del agua? Si sientes la necesidad inmediata de ponerte algo para poder sentirla a gusto es porque tu ducha te deshidrata. 

Con estos 8 sencillos consejos convertirás tu momento ducha en un placer muy sano que se ve y se toca:

 

A) EVITA EL EXCESO DE LIMPIEZA y JUEGA A TU FAVOR

 

El problema principal que debemos evitar es la eliminación del manto ácido cuando nos frotamos la piel con jabón, gel de ducha o cualquier producto que lleve una sustancia detergente de naturaleza alcalina porque como ya te conté en este post, el manto ácido es imprescindible por y para:

  • es nuestra primera barrera defensiva, evitando que bacterias, virus, hongos y agentes contaminantes ambientales nos agredan, algo capital para nuestra salud,
  • es fundamental para la belleza cutánea porque confiere a la piel sus características de flexibilidad, suavidad, humedad y estado sano regulando varias funciones cutáneas y manteniendo la integridad, cohesión y descamación del estrato córneo,
  • mantiene el equilibrio en la barrera de permeabilidad epidérmica, constituida por lípidos, que crean un barrera tensa y semipermeable al agua, justo lo que mantiene tu piel HIDRATADA.

Por tanto:

Si alteras el manto ácido hay consecuencias nefastas directas como fragilidad inmunológica, inflamación, dermatitis, piel deshidratada, seca o sensible, y un casi seguro empeoramiento de las enfermedades cutáneas como el acné, rosácea, psoriasis, dermatitis…

Así que cuando te lavas todo el cuerpo y el cabello con geles, jabones y champús, el agua de tu ciudad es agua dura o te aplicas sustancias oclusivas agredes diariamente este manto ácido con sustancias alcalinas. Y cuanto más alcalina sea la sustancia más agresión al manto ácido y más deshidratación se produce, provocando tirantez, irritación e incluso arrugas superficiales por falta de agua, empeorandoclaro estáelenvejecimiento. Y esto aún más importante en los niños, que tienen la piel más frágil que los adultos.

Y aunque esta situación es, no obstante, pasajera pues la piel trabaja intensa y rápidamente para generar un nuevo manto ácido porque sin él no puede estar, aun así tarda un tiempo en recuperar su tasa de hidratación superficial (no hay mucho consenso en este dato parece que puede tardar de unos 20min a 14 horas) durante el cual estás desprotegida, deshidratada y alterada… pero ¡necesitas lavarte e higienizarte! Sí, por supuesto, pero puedes hacerlo a favor tuyo y no en contra, así que te recomiendo que hagas estos cambios, lo notarás de inmediato:

 

1. DOSIFICA LAS CANTIDADES

Una pizca de jabón o gel de ducha en axilas, bajo senos (no enjabonar los pezones que tienen una piel muy sensible), vello púbico y pies, el resto aclarar con agua y si quieres asegurarte pasa tu mano por toda la piel: esto aclara fácilmente el sudor fresco del día, pero NO te pongas jabón o gel en toda la piel a diario.

  • Atención a la zona íntima femenina: no te pases lavando la vulva con jabón o gel, incluso de los llamados íntimos… está demostrado que altera el pH vulvo-vaginal y produce muchas alteraciones locales, en general con agua abundante y las manos es suficiente, dejando un jabón o gel especial para momentos como la menstruación o tras el coito.

Salvo que tengas un trabajo que te ensucie tanto que necesites frotarte la piel del cuerpo a diario, en cuyo caso pasaríamos por alto esa alteración en beneficio de la higiene, por supuesto, esta higiene cotidiana es totalmente suficiente y satisfactoria, controla el mal olor corporal tan eficazmente como si te enjabonas por entero y tienes la misma sensación de limpieza. Te invito a que hagas una prueba: GARANTIZO que te funcionará. Pero si no quieres evitar enjabonarte toda la piel a diario entonces opta por usar gel de ducha sin jabón o con un pH ácido que evite tanta alcalinidad.

 

2. NO TE FROTES CON ESPONJAS

Y menos si son de plástico. Este material es super agresivo para la piel que no necesita un raspado diario. En un próximo post te daré opciones muy sanas y agradables para exfoliarte, productos que encontrarás en nuestra tienda y recetas para hacer en casa, pero tus manos son el principal utensilio para lavarte a diario.

 

3. FILTRA EL AGUA de cloro y cal con una ECODUCHA

Sí, puedes eliminar la mayor parte del cloro (no olvides que es lejía para potabilizar el agua, y la lejía no te va bien, seguro) y el exceso de cal si eliges una ECODUCHA. Yo uso la marca IRISANA, que también vendemos en nuestra tienda, y que AHORRA AGUA además de librarla de residuos. Se nota, desde luego. Y te lo recomiendo especialmente si tienes alguna enfermedad cutánea. Su precio no es alto y se amortiza enseguida.

4. NO TE PASES CON LA TEMPERATURA

Seguro que ya lo has escuchado antes, pero es verdad, el calor ablanda tu piel y aunque puede ser adecuado cuando nos demos un baño exfoliante, en el día a día no es lo mejor. En todo caso, procura terminar siempre tu ducha con un chorro de agua tibia, fresca, o si te gusta, incluso fría.

 

5. SÉCATE CON ALGODÓN ECOLOGICO

Para terminar una ducha totalmente sana utiliza una toalla de algodón ecológico, lavada claro está sin detergentes químicos ni suavizantes que dejan en tu piel restos químicos. Si te parecen caras has de saber que estas toallas, de la marca ECOTERRY son las que vendemos en la tienda y las que uso en mis cabinas hace ya 20 años, duran en perfectas condiciones de uso año tras año y su suavidad natural evita la necesidad de usar suavizantes, lo que además supone un ahorro económico y ecológico.

 

 

B) EVITA LOS PRODUCTOS AGRESIVOS

Si no resecas la piel en la ducha la vas a notar mucho más hidratada, suave y menos tirante y áspera, pero no solo lo lograrás poniendo poca cantidad de gel de ducha o jabón en pastilla si no eligiéndolos sabiamente en base a estas 2 CONDICIONES SINE QUA NON:

6. EVITA LOS SULFATOS

Estas sustancias detergentes son los componentes habituales de los geles de ducha, espumas de baño y de los champús (sí, incluso de los champús sólidos, cuidado con esta nueva moda: te pueden colar un champú lleno de sulfatos químicos con el atractivo de la sostenibilidad…).

 

En la cosmética convencional tienen un origen químico (refiriéndome con esta palabra a que no salen de una fuente vegetal natural, sino que son elaborados de síntesis como por ejemplo el Sodium Lauril Sulfate), que tienen unos efectos dañinos comprobados:

  • son agresivos para la piel: la resecan porque eliminan la grasa natural, empeoran los síntomas de alergia y eccema, siendo además irritantes de los ojos, y permiten que las toxinas entren más fácilmente en la piel.
  • para el pelo: lo resecan, lo debilitan y corroen el folículo favoreciendo su caída, eliminan antes el tinte capilar, acentúan más el color gris de las canas, y además lo ensucian antes, (esto es guay porque así lo tienes que lavar más a menudo y gastas más champú = más pelas para el que lo produce…).
  • y para el cuero cabelludo: lo irritan y producen picores.
  • y por añadidura contaminan el medio ambiente.

Todo un currículum, ¿verdad? Creo que lo mejor es evitarlos, ¿qué piensas tú?

Algunos sulfatos derivan del coco, son de origen natural vegetal, como el Sodium Coco Sulfate, y son permitidos por la mayoría de los sellos de cosmética natural y ecológica certificada, pero los más exigentes los evitan porque podrían resecar la piel y el cabello, si bien como puedes imaginar no tienen la misma acción que los sintéticos, como por ejemplo el Sodium Laureth Sulfate, agente que hay que evitar absolutamente: que sepas que es un desengrasante industrial, 300 veces más barato que los tensioactivos naturales como los extraídos de la glucosa vegetal (por ej. los cocoglucósidos = Coco glucoside), que son los que suelen elegir las firmas más serias y comprometidas, como nuestra S.P.A.

En la selección de productos de Higiene Corporal que tenemos a la venta en nuestra tienda de Agua de Flores evitamos todos los sulfatos, incluidos los de coco o los permitidos por los sellos, hasta nuevas evidencias a favor de su uso.

 

7. QUE TE GARANTICEN QUE SEA NATURAL Y/O ECOLÓGICO

Como hacemos en nuestra tienda de Agua de Flores, busca un proveedor que te de confianza y te garantice que los productos que vende tienen una honestidad básica, es decir, que si dicen que son naturales lo sean en todos sus componentes, porque es salvaje la cantidad de marcas sin escrúpulos que añaden la palabra “natural” para vender sin que tenga ninguna realidad en la etiqueta: mezclan ingredientes químicos con uno natural o de origen natural y ¡se quedan tan anchos! Seguro que conoces cualquier producto que se vende como “de aceite de argán” y de aceite de argán verdadero lleva un porcentaje ridículo: como si echases una gota de ese aceite en una piscina llena de químicos…

Un cosmético natural de verdad debe estar compuesto totalmente de ingredientes naturales o extraídos de sustancias naturales. Si además tienen componentes ecológicos, en cualquier proporción, mejor que mejor. Como los que elijo para ti en Agua de Flores.

Y para terminar…

8. ATENCIÓN A LAS MODAS ‘CASERAS’ PARA EL PELO

Muchas modas no tienen ni pies ni cabeza y en este post quiero desmontar una de las “naturales”: como acabas de leer el mayor problema de los detergentes es la alcalinidad, lo que lleva a las marcas a usarlos sin límite en los champús porque permiten que la cutícula se abra y el champú aparentemente “lava mejor”, pero terminan por dañarla y destruirla, así que después te venden acondicionadores y mascarillas para restaurar lo que estropeó el champú… Por eso tampoco te puedo aconsejar que te laves el pelo con bicarbonato ya que es una sustancia extremadamente alcalina… que usada alegremente terminará con la salud de tu cabello.

Sin embargo, por el contrario, sí que te recomiendo usar en el último aclarado vinagre de manzana diluido como hacían nuestras abuelas sabiamente, ya que su acidez natural neutraliza la acción alcalina del champú o jabón, dejando el brillo de un cabello sano. En cuanto se seca el cabello ya no huele a vinagre y siempre puedes preparar un vinagre aromático con plantas y aceites esenciales que te encantará usar.

Esta recomendación se basa en lo que es adecuado para la salud de tu cabello y no solo porque algo es “natural”, ya que el bicarbonato también lo es pero no es adecuado para lavar el cabello.

 

UNA DUCHA SANA y SOSTENIBLE

A todo lo dicho, me gustaría añadir que, aunque sean naturales, todas las sustancias que nos ponemos en la ducha terminan en el agua, por eso también debemos ser conscientes de no abusar de ellas pues el agua es nuestro bien más preciado y tiene un alto coste su reciclado, algo que creo que debemos tener en cuenta.

 

Resultados de no deshidratarte en la ducha

 

Una piel sana, hidratada, cuidada…

ahora está preparada para recibir una maravillosa leche corporal o un aceite divino, o una untuosa manteca …

cualquier hidratante corporal que te pongas tendrá una gran eficacia

y sentirás tu piel jugosa, flexible, tersa, hidratada y ¡¡¡totalmente tocable!!!

Pero si te la pones es porque QUIERES, no porque sin ella no puedes ni tocarte…

ahí estamos, ¿verdad?

 

¿Qué te ha parecido este post? Te invito a que me des tu opinión sobre el tema, cuando lo explicamos en nuestra tienda muchas personas ponen cara de sorpresa, pero al rato ya están entendiendo porqué aconsejo que tu ducha no te deshidrate.

 

También podemos enviarte con nuestro SERVICIO A DOMICILIO cualquier gel, jabón, champú de nuestra selección en tienda, o si lo prefieres podemos aconsejarte por teléfono o email.

Si te ha gustado, por favor, comparte!
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone