La medicina natural y tradicional tiene numerosos remedios con plantas medicinales para combatir los malestares propios del tiempo frío, remedios de siglos de uso, seguros y eficaces, que pueden ser usados por todos en casa y que proporcionan salud y bienestar en el día a día. Hoy quiero explicarte mis recomendaciones para ese momento en que o bien has cogido frío o bien has pillado algo… en el instante del primer síntoma o al menor signo de malestar es cuando hay que usar estos magníficos remedios, porque pueden ‘cortar el mal de raíz’:

TISANA DE JENGIBRE + LIMÓN + MIEL Y EKINFLU

Solo tienes que poner a hervir durante unos 10m. varias rodajas de jengibre fresco (o bien una cucharadita de postre de jengibre seco) con rodajas de limón, mejor a fuego suave y tapado para que no se evapore mucho. Si tienes ramitas de tomillo u hojas de eucalipto las puedes añadir como ves en la foto. Una vez hervido, lo sirves bien caliente con una cucharita de miel y añades 25 gotas de Ekinflu (la mitad si es para un niño entre 3 y 12 años).

Este preparado espagírico de plantas medicinales y aceites esenciales es una verdadera bomba contra todas las infecciones: gripes, resfriados, bronquitis, cistitis, y gripes intestinales (gastroenteritis), lo recomiendo tener en casa como botiquín pues es de acción inmediata. Su marca es Forza Vitale y lo puedes encontrar en herbolarios.

VINO CALIENTE ESPECIADO

Otro remedio clásico para combatir el frío que nos cala hasta los huesos es el tradicional vino caliente. Hay muchas recetas pero las que te propongo son muy eficaces y fáciles de preparar incluso si no estás en casa:

  1. vino blanco o tinto + ramitas de canela + rodajas de limón + miel: este es el clásico, ideal para todos.
  2. vino blanco o tinto + canela + cardamomo + jengibre + miel: este es muy adecuado si la persona es muy friolera, no solo si tiene frío porque la temperatura exterior es baja. Una manera muy cómoda de prepararlo es moler las especias juntas a partes iguales y así ya solo es añadir una cucharita de postre  por medio litro de vino aprox. Si después te gusta más o menos cargado ya solo es ajustar la cantidad.
  3. vino blanco o tinto + ramitas de laurel + rodajas o cáscara de naranja + jenjibre + miel: es una receta que además da energía gracias al laurel.
  4. MIEL con ACEITES ESENCIALES: esta idea es muy cómoda cuando viajas porque puedes pedir un vino caliente en cualquier cafetería y añadir sobre la marcha una cucharadita de miel a la que habrás añadido alguno o varios de los siguientes aceites esenciales, prepáralo en un frasco pequeñito y llévala contigo… (¡no te arrepentirás de tener contigo este quitafríos!): limón – naranja – jengibre – canela – cardamomo: para unos 100grs. de miel añade al menos 10 gotas de los aceites esenciales elegidos – ojo con los que eliges: de jenjibre usa 1 gota si no quieres que se sepa muy intenso…-  y si quieres (aunque el sabor no sea tan bueno), añade 100 gotas de extracto de propóleo si tienes tendencia a problemas de garganta.

Procedimiento: pon a hervir el vino (un vaso por persona) y añade en frío el resto de los ingredientes, excepto la miel que se añadirá al colar el preparado. Lleva a ebullición y déjalo cocer tapado a fuego lento durante 10-15m. Retira, reposa y sirve bien caliente. Puedes pasarlo a un termo para que no enfríe e ir tomandolo durante el día.

Este remedio solo es aconsejable para adultos a pesar de que el alcohol del vino se evapora con la cocción, pero aún asi no lo aconsejo a los niños ni a adultos que tomen fármacos. Asimismo se puede cambiar la miel por un edulcorante natural como el sirope de arroz o de ágave, si bien no es tan eficaz porque la miel tiene propiedades únicas de las que carecen el resto de los edulcorantes.

BAÑO DE PIES CALIENTE + TISANA O VINO

Cuando cogemos frío o pillamos algún virus es necesario activar la circulación sanguínea para “sacar” el frío del cuerpo y poner en marcha el s. inmunitario. Para eso no hay nada más rápido que tomar un baño caliente y el más cómodo suele ser el baño de pies mientras te tomas una de las tisanas anteriores. Para ello solo necesitas un bidé o una palangana, añadir agua bien caliente hasta la altura de los tobillos o más si es posible, un puñado bien grande de sal marina o de sal de epsom y meter los pies durante 9min. Durante el baño se toma la tisana bien caliente y se tendrá precaución de que el agua no enfríe (por eso si se realiza en el bidé es muy cómodo porque se puede vaciar un poco el agua para añadir agua más caliente y mantener la temperatura alta durante todo el baño).

Esto hará entrar en reacción al cuerpo e incluso podrá romper a sudar lo que es muy adecuado pero debe tenerse en cuenta para no volver a enfriarse después. Una vez terminado el baño, secarse los pies y calzarse bien caliente para mantener la reacción de calor corporal. Es necesario tomar este baño con el estómago vacío, pero no tiene ningún inconveniente tomarlo a cualquier hora del día o de la noche, por ejemplo si se tienen los pies fríos puede hacerse todas las noches antes de ir a dormir. Sin embargo no lo aconsejamos en problemas de varices.

BAÑOS CALIENTES

Durante la temporada del frío es super bueno contar con los beneficios de los baños calientes, si los quieres conocer puedes leer este post. 

Buen invierno!!

Sheila Minguito García

 

 

 

 

 

Si te ha gustado, por favor, comparte!
Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone