Las propiedades nutritivas y curativas de las frutas frescas son bien conocidas: nos aportan fitonutrientes, frescor y agua. También sabemos que para que contengan todos los nutrientes que deben tener necesitamos consumirlas frescas, de la estación y a ser posible ecológicas. Y si las tenemos en cuenta para estar sanas no debemos dejarlas de lado para estar guapas. Porque podemos contar con ellas para cuidar nuestra piel por fuera tanto como por dentro.

La biodisponibilidad de los nutrientes de las frutas es lo que ha llevado al laboratorio Societé Provençale d’ Aromatherapie a incluirlas en sus productos de modo que puedo usarlas dentro de los protocolos de Belleza Armónica en mi trabajo cotidiano. Esto quiere decir que las frutas aportan a la piel enzimas, aminoácidos, vitaminas, minerales, pigmentos, antioxidantes, etc… con gran eficacia y resultados, sin nada que envidiar a las sustancias de síntesis por supuesto. A condición de que la piel debe estar limpia y preparada para recibir estos fitonutrientes porque son naturales y se degradan rápidamente. Pero si está dispuesta los absorbe inmediatamente y dispone de ellos para nutrirse y regenerarse. Esto quiere decir que cualquier mascarilla de frutas va a aportarte de inmediato un beneficio nutritivo, pero cumpliendo unos protocolos que nos aseguren que sus activos penetran en la piel y actúan. Porque lo que no penetra no actúa, y perdemos tiempo y energía al no obtener los resultados esperados. Como profesional de la Belleza Armónica debo asegurarme de que mis protocolos hacen lo que dicen que hacen, y para eso confío en las frutas frescas liofilizadas.

¿Por qué la liofilización?

Este proceso de conservación de los alimentos los deshidrata después de su congelación, logrando así mantener prácticamente intactos todos sus componentes, un 98% se conservan íntegros, así como sus características organolépticas de color, aroma y sabor. La liofilización de frutas y hortalizas frescas permite disponer de sus nutrientes en cualquier época del año, bien al añadirlos a productos de uso diario como las cremas de la línea SYNERGIE VEGETAL de la Socièté Provençale d’Aromatherapie, o bien usarlas directamente en las mascarillas de frutas que permiten a la piel absorber directamente sus nutrientes naturales, sin ningún añadido sintético. Igualmente hay cápsulas y tisanas preparadas con estas frutas liofilizadas que nutren la piel desde dentro con la misma calidad y eficacia.

Además de aplicarlas correctamente necesitamos saber qué frutas nos aportan aquellos nutrientes más apropiados para cada tipo y estado de la piel. Con tanta información sobre cosmética natural y casera como hay hoy en día, pocos estudios serios se han realizado sobre este tema, de modo que hay que ir a una fuente seria y responsable como la Provençale, que lleva 30 años trabajando las frutas liofilizadas y las conoce bien.

En casa puedes aprovechar la temporada de las frutas frescas que más te convengan y preparar una mascarilla con ellas siempre que lo desees, pero cuando yo necesito una fruta concreta para hacer un cuidado de Belleza Armónica para una necesidad concreta necesito disponer de la misma fruta liofilizada una sesión tras otra, asegurando la constancia que dará resultados. Con la liofilización tengo garantizada la fruta fresca que me va a dar resultados sin ningún añadido sintético. Si deseas ponerte mascarillas de frutas liofilizadas durante todo el año también las tenemos a disposición del público en la tienda de Agua de Flores.

Las siguientes frutas son las protagonistas de la belleza y el equilibrio de tu piel:

Quizás te sorprenda ver alguna de las frutas que entran en mi TOP 10, pero puedo garantizarte que son realmente eficaces en sus indicaciones. Llevo más de 20 años usándolas y comprobando las maravillas que hacen en la piel. Te animo a que lo compruebes, si bien esto no va en menoscabo de otras propiedades reconocidas que pueda tener cada una de estas frutas y hortalizas.

Aprovecha tus mascarillas

La piel tiene que estar previamente limpia y exfoliada para que los principios activos de la mascarilla penetren lo mejor posible. Si vas a utilizar la fruta fresca, prepara la mascarilla con la pulpa machacada con un tenedor o con la batidora y aplícala de inmediato. Mantenla actuando al menos 10min. y retírala con agua filtrada. Si la fruta escogida tiene mucho jugo puedes espesarla para que se mantenga sobre el cutis con un poco de plátano pero evita la arcilla, el aguacate o el yogur, son sustancias valiosas de por sí pero evitan que la fruta esté plenamente en contacto con la piel que es lo que deseamos. Con esto quiero decir que si usas fruta no la mezcles con otros ingredientes, muchas mascarillas caseras llevan varias cosas y al final no es fácil saber qué ingrediente es el que está actuando o el que va realmente bien a mi piel. Lo que sí se puede hacer es mezclar dos o más frutas, aunque siempre es más conveniente probar previamente una por una para descubrir cómo te sientan.

 Después tonifica la piel con un hidrolato adecuado o si no tienes ninguno en especial usa el de Rosas (el agua de Rosas de toda la vida, pero asegúrate que sea de verdad agua de Rosas…) y termina con la crema apropiada, mejor si usas las Synergie Vegetal. Ponte la mascarilla elegida una vez por semana aprovechando la fruta de temporada, para el resto del año prueba nuestras frutas liofilizadas: te encantarán!

Frutas a diario: las cremas de tratamiento con frutas frescas liofilizadas:

Para que las frutas nos aporten los nutrientes que necesitamos debemos usarlas cotidianamente. Antes me refería a la constancia con las mascarillas para ver los resultados que podemos esperar, pero además las frutas pueden estar presentes en nuestra crema diaria. Las cremas SYNERGIE VEGETAL han sido puestas a punto por la Societé Provençale d’Aromatherapie para combatir las carencias en vitaminas, sales minerales y otros nutrientes esenciales que suelen ser las causas de la alteración cutánea. Estas cremas son sinergias de frutas liofilizadas con aceites esenciales. Son cremas muy activas e hipersaturadas en elementos activos, que aconsejamos emplear en curas:

  1. Cura primavera-otoño: usar 1 frasco en cada estación, según la necesidad de la piel, para mantenerla nutrida en profundidad.
  2. Cura intensiva: usar seguido el tiempo hasta notar la mejoría deseada, después volver a las curas de estación.
  3. Cura preventiva: siempre que se necesite una prevención, usar 1 frasco para dar a la piel un extra de nutrición.

 

Hay 5 tipos indicadas para todos los tipos de piel:

Sinergia Vegetal Limón-Manzana

Las vitaminas C, B, P, el ácido orgánico y el ácido cítrico del limón, la lima, el pomelo, el lemongrass, los ácidos orgánicos, la clorofila, la solución salina y las vitaminas del pepino, la acción positiva de la cúrcuma sobre el hígado y la vesícula biliar, la acción desinfectante, emoliente, bactericida y antiinflamatoria de la salvia, del tomillo rojo y del vetiver, la acción anticomedogénica del aceite de germen de trigo, la acción astringente de la manzana, hacen de esta crema un producto muy activo e indispensable en el tratamiento de la piel grasa, y/o acnéica.

Sinergia Vegetal Naranja-Zanahoria

Las provitaminas A, una mezcla de caroteno, alfa y beta, los carotinoides, las vitaminas B1, B, C, A, P y E, las sales minerales contenidas en la zanahoria, el aceite de germen de trigo y los aceites esenciales, así como los estrógenos vegetales extraídos del mejor lúpulo, hacen de esta crema un producto muy activo sobre las epidermis que envejecen. Revitaliza y activa las funciones fisiológicas de la piel en cura preventiva, evitando que la piel envejezca prematuramente.

Sinergia Vegetal Cassis-Camomila

Las sales minerales como el calcio y el hierro, las vitaminas como la K, C, E, así como los aminoácidos, prótidos y enzimas contenidos en el grosellero, la manzanilla azul y otros aceites esenciales y vegetales, hacen de esta crema un producto muy activo para cuidar las pieles sensibles, irritadas, las rojeces, la cuperosis, la sensibilidad al calor, al frío, al alcohol y la fragilidad capilar.

Sinergia Vegetal Kiwi-Angélica

Las vitaminas A, E, B6, los minerales como el magnesio, los ácidos orgánicos, los aminoácidos, prótidos y enzimas contenidos en el kiwi, el pimiento, los hidrolatos, el aceite de germen de trigo y los aceites esenciales, sin olvidar la acción de la vitamina C sobre los elastoblastos, hacen de esta crema un producto muy activo en el mejoramiento del micro relieve de la piel, combatiendo la formación de arrugas.

Sinergia Vegetal Melocotón-Tomate

Los ácidos orgánicos, los carotinoides, las vitaminas A, C, y B, los minerales, las materias inorgánicas del tomate (cuida la piel deshidratada y los poros en las pieles secas), del melocotón (hidrata y suaviza la piel),  del albaricoque, de los diferentes aceites esenciales (como la palmarrosa, el sándalo, el costus, el iris) y el aceite de germen de trigo hacen de esta crema un producto muy activo para las pieles secas, pero también y sobre todo para las pieles deshidratadas, porque sabemos que estas sustancias restauran la hidratación de la epidermis y frenan sensiblemente la deshidratación en cura preventiva.

Estas son las únicas cremas del mercado que contienen suficiente fruta fresca liofilizada en la propia crema: es posible percibirla en la textura de la crema… a veces se puede notar los gránulos de la liofilización al extenderla en la piel. Esto es evidencia de su rica composición y no solamente la presencia testimonial de una fruta en la fórmula… ¡solo cuando hay suficiente cantidad se le puede achacar actividad cosmética!

¡Dis-frútalas!

 

Share on FacebookGoogle+Tweet about this on TwitterPin on PinterestEmail to someone