Seleccionar página

Ante el boom de ‘lo natural’ cabe preguntarse si es necesario que un cosmético sea natural. ¿Qué lo diferencia de los habituales? ¿Es una idea mercantilista más o es realmente importante asegurarnos de que los componentes de estos productos sean de origen natural?

Lo primero que debemos saber como consumidores es que actualmente el 98% de los cosméticos que se venden en el mundo están compuestos entre un 70-99% de agua y un 1-30% de sustancias de origen petroquímico (por ej. grasas saturadas) y el resto conservantes y otros aditivos sintéticos. Y lo segundo que estos compuestos químicos no son inocuos ya que la permeabilidad de nuestra piel permite que poco a poco lleguen al torrente sanguíneo y de ahí a todos los rincones de nuestro cuerpo. Para darnos cuenta de la probada y perjudicial actividad de estas sustancias solo hay que echar un ojo a los siguientes datos proporcionados por la FDA norteamericana de los componentes de una fórmula estándar:

cosmetica-natural-1

DERIVADOS DEL PETRÓLEO:

Como la parafina y el aceite mineral, posible sustancia carcinogénica, que se sabe que interfiere en la absorción de las vitaminas (y recordad que es el componente del aceite para niños más conocido en España…). Tapan los poros y asfixian la piel impidiendo la respiración celular, así como su función de defensa y alterando su Ph. La acción humectante se realiza al extraer el agua interna hacia la epidermis deshidratándola en su capa basal: aparentemente hidratan pero es falso. Hay que tener en cuenta que suelen ser las sustancias con más cantidad en las cremas y leches. Aparecen con los nombres de: mineral oil, paraffinum, paraffinum liquidum, y petrolatum.

CONSERVANTES:

Como los fenoles, extraídos del benceno, posible sustancia carcinogénica que además puede ocasionar erupciones y/o descamación de la piel, entre otros efectos. Y los conocidos parabenos que son disruptores endocrinos (ya se han encontrado en tumores mamarios) algunos son: Methylparaben, Ethylparaben, Butylparaben, Propylparaben.

SUSTANCIAS DE SÍNTESIS:

Por ejemplo los humectantes, como el glicol de propileno que puede ser muy alergénico  o el PEG-8 que es carcinogénico, los emolientes más comunes como siliconas, además de emulsificantes, antioxidantes, etc, o las fragancias sintéticas, que además de las conocidas manchas en la piel pueden causar alergias, dolores de cabeza, mareos y pérdidas de concentración.

DETERGENTES:

Entre otros están los conocidos sulfatos, agentes irritantes que se absorben y se almacenan en órganos vitales como el corazón, los pulmones, el hígado o el cerebro, afectando al s. inmune y al ADN celular. En experimentación animal producen pigmentación en la piel, destruye los folículos pilosos y retarda el crecimiento del pelo (curiosamente lo usan en champús). Son los distintos compuestos de los sulfatos: Sodium Laureth Sulfate, Sodium Lauryl Sulfate, Ammoniun Lauryl Sulfate, Disodium Laureth Sulfosuccinate, Sodium Myreth Sulfate.

COLORANTES:

Como el dicloro-benzideno, sustancia carcinogénica que se absorbe rápidamente por la piel  y puede causar anemia, ictericia, problemas en el sistema nervioso central y lesión hepática y renal.

Por tanto si analizamos los componentes de los champús, cremas, lociones, desodorantes y otros productos cosméticos habituales sean de gamas altas en perfumería de lujo o gamas bajas de hipermercado observaremos que no cuidan ni limpian nada, sino más bien ensucian nuestro organismo y contaminan nuestro planeta. Del mismo modo, los cosméticos hidratantes con derivados del petróleo se fundamentan en el efecto barrera: hidratan porque no dejan transpirar a la piel, asfixiándola día a día: ¿cómo esperamos después tenerla sana y luminosa?

Sin embargo, existe una alternativa, una opción real que permite cuidar y limpiar de verdad nuestra piel y nuestro cuerpo: la mejor Cosmética Natural y Ecológica se basa en sustancias obtenidas de materias primas naturales. Porque ya conoces nuestro lema: “SI NO LO PUEDES COMER, NO TE LO PONGAS EN LA PIEL”.

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención al cliente es de Lunes a Viernes: 10.30 a 13.30 y 16.30 a 20.00h. Te responderemos lo antes posible dentro de este horario. Recuerda que también puedes escribirnos a: eco@aguadeflores.es

× ¡Hola! ¿Te ayudamos?