Parece fácil tener salud, belleza o bienestar tomándote una cápsula, unas gotas o unos polvos. Es muy atractivo por lo sencillo que resulta cuidarse. Pero ¿consigues de verdad mejorar tu salud con los suplementos dietéticos?

¿Has probado alguno y te ha ido bien, o mal? ¿Son lo que cuentan?

Como naturópata llevo estudiando, recomendando y tomando suplementos alimenticios desde hace muchísimos años, porque la naturopatía considera una fuente de salud ciertos alimentos ricos en nutrientes especiales.

No por casualidad los primeros complementos alimenticios fueron la Levadura de Cerveza, el Polen de abeja y el Germen de Trigo, alimentos muy ricos en nutrientes.

Estos tres viejos aliados fueron el apoyo nutricional en toda mi infancia nacido de los criterios naturopáticos.

Pero con el crecimiento de la moda healthy, la vida y la alimentación saludable hemos pasado de tomar alimentos saludables apenas modificados como los tres anteriores a un listado enorme de sustancias qué llamamos suplementos dietéticos en todo tipo de presentaciones.

Estudios estadísticos de la AEND reportan un consumo muy elevado de estos productos* en España, considerando que 7 de cada 10 españoles los consumimos, una de las tasas más altas de Europa.

*(Si bien este estudio incluye las plantas medicinales, que como te cuento más abajo no son realmente suplementos dietéticos).

¿Todo este consumo está ayudando de verdad a cuidar nuestra salud?

¿Eres de este grupo de consumidoras? ¿Te interesa saber si lo estás haciendo bien? Vamos a verlo.

¿Qué son los suplementos dietéticos y para qué los necesitas?

 

Los suplementos dietéticos son productos destinados a complementar la dieta habitual. No son medicamentos por tanto no pueden tratar, prevenir ni curar ningún tipo de enfermedad.

Según la AESAN:

Son “productos alimenticios cuyo fin sea complementar la dieta normal y consistentes en fuentes concentradas de nutrientes o de otras sustancias que tengan un efecto nutricional o fisiológico, en forma simple o combinada, comercializados en forma dosificada, es decir cápsulas, pastillas, tabletas, píldoras y otras formas similares, bolsitas de polvos, ampollas de líquido, botellas con cuentagotas y otras formas similares de líquidos y polvos que deben tomarse en pequeñas cantidades unitarias;”

 

Existe una normativa de obligado cumplimiento que regula la fabricación de estas sustancias, así como su venta, etiquetado y publicidad.

Pero, si no pueden tratar ni curar ninguna enfermedad ¿para qué los tomamos?

Pues su función principal es aportar distintos nutrientes que parece ser que nuestra alimentación cotidiana no nos aporta.

A pesar de que las autoridades sanitarias consideran que la alimentación de cualquier español es suficiente para mantener la salud hay muchas evidencias científicas y estudios clínicos qué ponen encima de la mesa que una falta de nutrientes específicos impide mantener una salud óptima.

Bajo esta lógica la Naturopatía desde el siglo pasado y ahora el movimiento de vida saludable considera de gran utilidad usar suplementos dietéticos.

Pero, ¿es así?, ¿es para todos? Quiero contarte mis experiencias y así juntas vemos qué te pueden aportar.

 

mujer tomando suplementos dietéticos

Tipos de suplementos

 

Estos nutrientes que necesitamos en una proporción concreta para mantener nuestro organismo en buen funcionamiento provienen de 6 grandes grupos o tipos de sustancias:

 

  1. minerales: calcio, magnesio, zinc, selenio…
  2. vitaminas: liposolubles (A,D,E,K) e hidrosolubles (C, grupo B)…
  3. aminoácidos: triptófano, acetil cisteína, glutamina…
  4. probióticos: microorganismos intestinales (lactobacilos, levaduras…)
  5. moléculas específicas: melatonina, antioxidantes…
  6. ácidos grasos y extractos alimenticios: omegas, isoflavonas, fitoesteroles…

Estos son algunos ejemplos de los miles que podemos encontrar en el mercado.

 

Lo que no son suplementos

 

Dentro de esta extensísima oferta encontrarás de todo, pero no son suplementos los siguientes productos aunque se venden como complementos dietéticos debido a las normativas estatales actuales.

Fitoterapia

Las plantas medicinales o sus extractos en cualquier presentación.

Así que no incluyas por ejemplo la Valeriana, el Ginseng, el té Matcha o el Psyllium como suplementos dietéticos, ya que todos ellos son plantas medicinales con usos concretos en fitoterapia.

Micronutrientes

Tampoco se deben incluir las terapias basadas en micro nutrientes como la Micronutrición Funcional, las Sales de Schussler y la Oligoterapia porque su función no es complementar la dieta sino regular funciones corporales y son terapias en sí mismas sin pertenecer a la Dietoterapia.

 

Para qué los necesitas

 

Si prestamos atención a estos 6 grandes grupos de suplementos vemos que tienen en común la característica de ser micronutrientes, es decir, aparecen en muy pequeñas cantidades en los alimentos cotidianos que ingerimos en nuestra comida.

Según las autoridades sanitarias si llevamos una dieta equilibrada no presentaremos carencias nutricionales y por tanto no necesitamos suplementación.

 

Carencias de micronutrientes

Pero les falta actualizarse: desde hace décadas las comparativas nutricionales de los alimentos cultivados demuestran una pérdida de densidad nutricional causada por varios factores:

1. Prácticas agrícolas y cultivos

2 problemas de los suelos:

  • agotamiento en minerales por sobre explotación de los suelos
  • falta de microorganismos por prácticas agroquímicas

2 de las prácticas de cultivo:

  • “mejoras” genéticas de los alimentos para aumentar la producción
  • recolección prematura y maduración sin sol en cámaras

Esto se llama MALNUTRICIÓN B. Lo denominó así la ONU ya en 2006. Los análisis indican que las espinacas tienen la mitad de vitamina C o el brócoli ha perdido calcio, las berzas el 80% del magnesio y las naranjas tienen menos vitamina C que hace 50 años.

Así que si nuestros alimentos estuviesen bien cultivados no sería tan necesario aportar estos micronutrientes en forma de suplementos. 

Comemos bonito pero vacío. ¿Te suena de algo? Es la expresión agrícola (y ganadera) de nuestra sociedad inflada de vanidad.

 

cultivo ecológico

2. Prácticas culinarias

A esta ausencia de los micronutrientes en la producción de los alimentos se une la desaparición de los mismos durante el almacenamiento y la preparación de nuestras comidas, así como el exceso de alimentos procesados qué están vacíos por completo de nutrientes indispensables.

Las hortalizas deberíamos consumirlas sin exceso de cocción, con métodos más saludables como el vapor o los salteados suaves para no destruir lo poco que contienen.

 

3. Envejecimiento

A lo anterior hay que añadir los problemas de absorción de nutrientes que aparecen a medida que cumplimos años. Es por esto muy importante tener mucha más atención en la alimentación de la edad madura y tercera edad que con menos años.

Prevención

Por tanto si te importa tu alimentación y quieres prevenir estar carencias para no tener que suplementar después no hay otra manera que elegir lo mejor posible los alimentos que comes:

      • alimentos ecológicos
      • de kilómetro 0
      • que sean de temporada
      • de huerta
      • los cultivas tú… (suertuda)
      • almacénalos con cuidado
      • los cocinas con procedimientos que mantienen todos sus componentes íntegros
      • no comes la comida preparada de un día para otro

Y aun así sabemos que lo que comemos no tiene el sabor de antaño. Pero esto solo lo sabemos quienes tenemos la edad para recordar a qué sabían los paraguayos, las ciruelas o las peras de antes de comenzar esta locura agrícola.

Entonces… si valoras que puedes necesitar algún suplemento vas a necesitar conocer al detalle para qué te viene bien tomarlo, por lo que antes de iniciar ninguna toma plantéate bien qué es lo que quieres mejorar teniendo en cuenta que de mano no curan nada.

 

No abuses: efectos secundarios y sobredosificación

 

Ahora bien, esto de que no curan nada es por imperativo legal porque en la evidencia cotidiana sabemos que se comportan como “pequeños medicamentos”, es decir, que regulan funciones alteradas y por tanto hay que tener en cuenta que es necesario:

  • tomar el que necesitas durante el tiempo necesario y la dosis óptima

Tomar suplementos porque a tu amiga le va bien no es una buena idea. Como siempre lo que cada una necesita es lo que cada una necesita… (y evita también seguir modas y publicidad encubierta).

Algunos suplementos son inocuos o bien tu cuerpo los elimina con facilidad si no los utiliza o si te pasas con la dosis, pero otros son acumulables y pueden resultar dañinos si abusas de ellos.

Del mismo modo una toma excesiva en dosis o en duración pueden tener efectos secundarios indeseados: por ejemplo si tomas muchos antioxidantes pueden llegar a disminuir tu respuesta inmunológica.

Algunos otros podrían interactuar con medicamentos o con otras sustancias que estés tomando.

Por ejemplo tienes que tener cuidado con los que llevan grasas (por muy saludables que te las vendan) porque pueden sobrecargar más un hígado harto de trabajar.

Recuerdo un caso de una cliente que me comentó muy sorprendida que su médico le dijo que debía dejar de tomar un suplemento farmacéutico para la caída del pelo antes de hacerse unas pruebas médicas porque las alteraba.

Sí, lo saben; saben que algunos tienen efectos secundarios pero como ocurre con los fármacos miran para otro lado.

 

cápsulas de suplementos dietéticos

Cuidado con “de por vida”

Nunca tomes un suplemento a diario de por vida, salvo que te lo indique tu profesional de confianza y te explique la razón de dicha toma.

La propia naturaleza no proporciona siempre los mismos alimentos… ¿por qué tendríamos que tomar siempre los mismos suplementos?

El cuerpo no necesita de por vida un suplemento y tomar en exceso puede ser tan contraproducente como su carencia.

Ya ves, como decía Paracelso “la dosis hace el remedio”, por tanto necesitas tener en cuenta todo esto para aprovechar todos los beneficios que te puede aportar una correcta suplementación.

 

¿Todos los suplementos son iguales?

 

¿Consideras que todo el aceite de oliva que puedes comprar es igual? ¿O todas las manzanas, la sal o las avellanas?

Pues aquí es lo mismo.

No, no es igual una vitamina C sintética que una natural.

No es igual un omega3 de una marca que de otra.

Asegurar la calidad de los suplementos que tomas es capital para que funcionen más allá del placebo (sí, no te olvides que si crees que algo te funciona así será) por eso es importante que tengas en cuenta:

  • la calidad de la/s sustancia/s activa/s
  • la cantidad por dosis de la misma y los excipientes que la acompañan

 

Una historia real

Hace más de 25 años que salió a la luz la importancia de la calidad de los suplementos dietéticos y yo la viví en directo.

En ese momento empezaba (al menos en España) la moda del aceite de Onagra, debido sobre todo a que la Asociación Médica Kousmine incluía en su método este aceite como fuente de ácidos grasos para la curación del cáncer.

Pero dentro de los casos que llevaban los médicos de la asociación empezaron a encontrar grandes diferencias de resultados sin causa aparente.

Esto les llevó a revisar uno a uno los pasos de su método y a chequear dónde podría estar la diferencia.

Cuando revisaron los aceites de onagra que sus pacientes tomaban se encontraron con diferencias que corroboraron con un análisis en un laboratorio independiente.

Ese análisis fue publicado en España en una revista del sector que yo compraba en aquella época: Medicina Holística.

aceite de onagra

Sospechas confirmadas

En ella leí con creciente sospecha el listado de las 15 marcas que en aquel momento comercializaban aceite de onagra encapsulado en Europa y el resultado fue que solamente una (sí, has leído bien, ¡solo 1!) contenía aceite de onagra puro y fresco.

La marca era Nutergia, de origen francés y que en aquel momento me ofreció finalmente la calidad que estaba buscando para vender a mis clientes.

Y es que ya me había encontrado con algo similar, ya tenía la mosca detrás de la oreja.

Aquí en Asturias el médico Luis García Trabanco era pionero en medicina naturista y ya la recomendaba a sus pacientes, que llegaban a la herborístería de mi padre donde atendíamos sus recetas de plantas y remedios naturales. 

Había pocos proveedores pero encontré uno que vendí muy segura de su calidad pero al cabo de un tiempo una cliente me vino a devolver un envase recién comprado porque cuando la tomaba “me viene un eructo a rancio”.

Sorprendida yo misma abrí un envase y pude comprobar claramente que estaba rancio a pesar de la correcta caducidad.

Cuando me puse en contacto con la empresa negaron cualquier problema y hasta hoy. Nunca les volví a comprar nada, a pesar de que tienen una buena imagen de calidad. Eran Laboratorios Oikos. (Tanto te cuento lo bueno como lo malo).

Fraude sistemático

Mi padre siempre decía que era muy fácil meter cualquier cosa en una cápsula por lo que había que tener mucha seguridad en la empresa fabricante y eso es realmente difícil.

Pero no imposible. A pesar del fraude sistemático (la FDA norteamericana hizo un estudio en 2012 y encontró que el 80% de los productos vendidos en EEUU no contienen lo que dice la etiqueta del mismo) siempre es posible encontrar personas que trabajan con honestidad. Pocas, pero las hay.

Así que es muy importante conocer la calidad, el origen de la sustancia activa y el control de calidad real que el fabricante realiza con sus productos.

También es muy interesante procurar que al menos una parte provenga de fuentes naturales y no sintéticas.

Como pasa con la vitamina C de Forza Vitale que combina un ácido ascórbico con extracto de Rosa canina, el fruto del Rosal silvestre que contiene naturalmente un alto porcentaje de vitamina C.

 

La cantidad o concentración por dosis y los excipientes

 

Esto también es importante para tener en cuenta: cuánto tiempo tienes que tomarlo o bien qué cantidad diaria necesitas tomar; tanto para que sea eficaz como para que no te de otros problemas.

Dos ejemplos:

  1. Si tomas más de 800mg de calcio al día interfiere con la absorción de otros minerales como el magnesio y el resultado es peor que si no tomas nada.
  2. La vitamina C tiene una dosis diaria de 2 tabletas (con la de Forza Vitale) pero si quieres un chute para un resfriado necesitarías tomar 6 u 8 al día.

Entonces, tienes que conocer el resto de los componentes para saber si esa dosificación podría ser adecuada para ti. En este caso seguro que sí pero no con otras marcas.

Porque tienes que verificar el resto de los componentes llamados excipientes y evitar que contengan:

    • OMG: organismos modificados genéticamente
    • azúcares
    • colorantes y saborizantes sintéticos
    • alérgenos, incluido gluten
    • conservantes químicos
    • alimentos intolerantes para ti 
    • residuos de la extracción de la sustancia activa

 

Ten en cuenta que los excipientes no son considerados relevantes en relación a los supuestos beneficios del suplemento pero finalmente son pequeñas cantidades de sustancias químicas que no tienes porqué tomar.

Además algunos excipientes pueden darte otros problemas como reacciones de intolerancia que son de baja intensidad pero aun así nefastas.

Las marcas de calidad evitan todos los excipientes nefastos pero también tienen un precio mayor. Aunque a mí modo de ver esto compensa, siempre.

Te recomiendo que tengas cuidado con las ofertas de cualquier marca desconocida. En herbolarios, farmacias, parafarmacias o grandes superficies suele primar la ganancia económica sobre la salud del cliente.

 

¿Cuáles podrían venirte bien?

 

Bien, después de tener en cuenta todo lo anterior sobre los suplementos dietéticos vamos a ver juntas un breve repaso de aquellos más apropiados y con más eficacia:

Vitaminas

Dada la ausencia de vitaminas de nuestra alimentación, quizás sea interesante tomar alguna por tandas anuales.

  • Vitamina C: es necesaria para el sistema inmunitario y para la belleza de la piel así como mejora la fatiga y la sequedad vaginal en la menopausia.

Puedes tomarla por temporadas largas porque es hidrosoluble y se elimina bien. También puedes tomarla en mega dosis ante el mínimo síntoma de resfriado para evitar que vaya a peor o minimizar el proceso (si, también con el coro na vairus).

  • Vitaminas grupo B: suelen venir varias juntas porque funcionan mejor, y son la mejor opción vitamínica para la regulación del s. nervioso. En cuanto a la B12 es capital en algunas patologías como la anemia perniciosa y también en el embarazo y si eres vegetariana o vegana.
  • Vitamina D: por desgracia tenemos una verdadera epidemia con su carencia pero como es liposoluble y sus efectos son realmente casi los de una hormona tómala solamente si tienes bajos los niveles (o nunca tomas el sol como es debido).
  • Coenzima Q10: a partir de los 40 su sintetización disminuye y puede ser necesario suplementarla para determinadas alteraciones visuales, cardíacas y hormonales.

 

fuentes naturales de vitamina D

 

Minerales

Mientras que llevamos años bombardeadas con el tema del Calcio p’aquí, calcio p’allá seguimos sin tomar algunos otros tan importantes para la salud ósea como el Magnesio y el Silicio.

Encontrar la sal de Magnesio que mejor te va quizás requiera un poco de ensayo y error, pero si comienzas con Carbonato de Magnesio y le añades un poco de jugo limón al tomarlo seguro que te va a sentar bien.

En cuanto al Silicio puedes pensar en hacer un par de curas al año de Silicio orgánico si tienes problemas articulares o quieres prevenir el envejecimiento precoz.

 

Ácidos grasos

Son capitales para mantener sana la membrana celular así que es posible que necesites incluirlos en tu plan de salud integral al menos en un par de curas al año si tienes problemas menstruales, menopáusicos o cutáneos, así como en prevención cardiovascular.

Comienza con Aceite de Onagra (de Nutergia, claro) y vete conociendo el resto de la familia de los omega.

Probióticos

Esta familia de suplementos es fundamental cuando estás llevando un plan curativo intestinal, sea por problemas localizados en estos órganos sea por problemas de inmunidad o de enfermedades inflamatorias.

Dada la especificidad de las cepas bacterianas es necesario conocer el problema a tratar para que tomes las más adecuadas.

Sin embargo el resto del tiempo no serían tan necesarios como los venden. Y ten mucho cuidado con los que se toman en lácteos funcionales.

 

Moléculas específicas

Melatonina: es una hormona que se vende como suplemento dietético si no sobre pasa una cantidad por dosis. Es muy interesante si tienes alteraciones del ritmo circadiano y estás durmiendo mal.

Pero en todo caso mejor te asesoras antes de tomarla porque los problemas de sueño tienen muchos factores y para tener éxito en su regulación hay que valorar todos ellos.

Isoflavonas: extraídas de distintas plantas medicinales y alimenticias, estas moléculas ayudan en las alteraciones de la menopausia porque son fitoestrógenos, tienen una estructura similar a los estrógenos que empiezan a disminuir en este proceso vital.

Antioxidantes: como los proantocyanidoles extraídos de la uva, son excelentes apoyos para la inflamación crónica y como curas anti age, pero como ya te comenté deben ser tomados adecuadamente.

Aminoácidos: como la glutamina que se toma en los programas de salud intestinal para combatir la permeabilidad intestinal. O el triptófano que ayuda en estados depresivos y ansiosos.

Como nutrientes básicos para construir proteínas los aminoácidos pueden ser necesarios si eres vegetariana y en particular vegana.

Si haces deporte seguramente ya conoces los batidos de proteínas con aminoácidos… todo esto debe ser verificado para ti en concreto y no abusar de estos nutrientes porque finalmente son de naturaleza proteica y su metabolización da toxinas que hay que poder eliminar.

 

Bien, el tema ha dado para mucho, ¿verdad? Espero haberte aportado información valiosa para que no pierdas tu tiempo, dinero y salud tomando por tomar.

Con todo esto en cuenta solo quiero terminar diciéndote que sí, que teniendo en cuenta todo esto tomar los suplementos que necesitas, cuando los necesitas y durante el tiempo necesario es una herramienta muy eficaz y útil para cuidar tu salud, tu belleza y tu bienestar integral.

¿Tomas suplementos? ¿Sabías que no es oro todo lo que reluce? Me encantará leerte en comentarios.

Así que si ves que te resulta arduo o no te resulta fácil informarte correctamente sobre lo que estás tomando (o quieres tomar) recuerda que en mis consultorías vemos lo que se adapte a tus necesidades reales.

 

Muchas gracias por leerme. 

Namasté.

Sheila Minguito.

 

http://www.aesan.gob.es/AECOSAN/web/seguridad_alimentaria/detalle/complementos_alimenticios.html

https://www.freshplaza.es/article/9293164/alemania-retira-del-mercado-naranjas-espanolas-con-un-alto-contenido-de-residuos-de-pesticidas/

 


NOTA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD SALUD INTEGRAL

El objeto de este artículo es comunicar e informar sobre distintas posibilidades que ofrecen los remedios naturales para promover y mantener la Salud Integral de las personas que deseen ejercer su derecho a hacerse responsables de su propia salud.

La información que transmito está basada en mi experiencia directa como naturópata a lo largo de más de 25 años con distintos laboratorios de productos y remedios naturales.

Debo informarte que en este contexto declino toda responsabilidad del uso inadecuado que se le pueda dar a estas recomendaciones respecto a su aplicación inadecuada o negligente, reacciones individuales o interferencias con tratamientos médicos.

Si estás padeciendo una enfermedad contrasta con tu médico cualquier información que quieras usar.

Si deseas ampliar cualquier dato aquí expresado puedes dirigirte a mí a través de mi correo electrónico: eco@aguadeflores.com.

Muchas gracias por hacerte responsable.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención al cliente es de Lunes a Viernes: 10.30 a 13.30 y 16.30 a 20.00h. Te responderemos lo antes posible dentro de este horario. Recuerda que también puedes escribirnos a: eco@aguadeflores.es

× ¡Hola! ¿Te ayudamos?