¿Sabes qué es una ICE? ¿Conoces las maravillas de la Terapia de Bosque?

Una ICE es una experiencia consciente inmediata en la naturaleza por sus siglas en inglés*. Se trata de lo que vives de forma individual cuando entras en contacto con la naturaleza salvaje.

Estar Fuera (Being Away en inglés) es esa necesidad de marchar, de dejar el enclaustramiento, la sociedad civilizada y entrar en un espacio del que somos parte sin duda alguna, un espacio que necesitamos profundamente.

Porque todo lo que ocurre dentro de ti en cuanto te sumerges en un entorno natural sin modificar influye sobre tu mente abriéndola y dejando el espacio necesario para conectar con tu alma.

El Estar Fuera es tomar ese respiro de las demandas de nuestra vida civilizada,  salir de las obligaciones y los controles sociales.

Este Estar Fuera significa estar en un entorno en el que somos sencillamente nosotras, rodeadas de los símbolos que la naturaleza nos ofrece para el autoconocimiento.

Inmersas en el espacio más adecuado para reflexionar sobre quiénes somos, lo que creemos, o cuáles son nuestros objetivos y las razones más importantes para vivir.

*Inmediate Conscious Experience in Wilderness

La curación del Estar Fuera

En el bosque, las costas, las colinas, los ríos, los picos o cualquier entorno natural podemos permitirnos ser como somos y ser aceptadas sin tener que ser otras; la naturaleza no nos juzga.

Cuando estamos en contacto con la naturaleza salvaje aparecen sentimientos de totalidad, aceptación y vínculos con lo viviente. 

Nos conectamos con la vida que bulle, qué crece y se expande.

Y esa energía vívida de luz, y de oscuridad, nos conecta a nuestra propia vitalidad porque es la misma energía que habita en cada una de nuestras células.

 

La fuerza curativa de la naturaleza

 

Pero no solo es energía sutil. Hay unas moléculas concretas producidas por los árboles que fortalecen nuestro sistema inmunitario y que pueden aumentar hasta un 40% unas células inmunitarias llamadas linfocitos citolíticos, especializados en destruir virus, bacterias y células cancerosas en 1 solo día que pases en el bosque.

Esas moléculas se llaman terpenos**, y los producen los árboles como medio de comunicación entre ellos.

Con 1 día que pases en el bosque su saludable efecto estimulador seguirá activo en tu cuerpo durante 7 días seguidos.

Pocas terapias logran hacer esto con tu inmunidad.

**Los terpenos son moléculas contenidas también en muchos aceites esenciales, por lo que nos beneficiamos de ellos cuando los difundimos en el aire de nuestras casas. 

Sin embargo se ha comprobado que no tienen tanta potencia para elevar el sistema inmunitario como el paseo en el bosque.

 

terapia de bosque

La Terapia de Bosque

 

Como ahora podemos medirlo todo hay estudios que han demostrado los efectos sanadores de pasar un tiempo en contacto con árboles, en el bosque, prados y riberas,  en cualquier entorno salvaje.

La naturaleza favorece la relajación y la salud inmunitaria

  • disminuye el cortisol, la hormona del estrés
  • baja la presión sanguínea
  • se equilibran los procesos cerebrales de la corteza pre frontal
  • mejora nuestro sistema respiratorio
  • la frecuencia cardíaca y las pulsaciones se equilibran
  • mejora nuestro sistema inmunológico

 

Estos efectos saludables solamente se han podido observar en contacto con entornos salvajes.

Y como dice Vandana Shiva:

“Salvaje no es lo contrario de cultivado sino de atado”.

Así que necesitamos un entorno que no haya sido manipulado por el ser humano.

Si puedes disfrutar de un lugar apartado puedes planificar la terapia de bosque más adecuada para ti.

Hay varias posibilidades según tus intenciones y tus gustos; puedes hacer una de estas actividades:

  1. Un paseo de varias horas que no resulte un ejercicio vigoroso 
  2. Práctica de relajación, meditación o respiración en un lugar apropiado 
  3. Un retiro en un lugar apartado de la civilización

 

terapia de bosque

El paseo

Si das un paseo tienes que programar al menos 2 horas dentro de un bosque lo más virgen posible. 

Durante ese paseo no camines más de 2.5 km.

No debes caminar con esfuerzo ni cansarte de ninguna manera ya que la finalidad de este paseo por el bosque es cargarte de la energía del propio bosque y absorber por tu respiración y por tu piel los terpenos que emiten los árboles por sus hojas.

En ese paseo cuando descubras un lugar que te llama la atención puedes sentarte, pararte, apoyarte en un tronco, en una roca… y quedarte a la escucha del entorno y de tus sensaciones.

Qué ven tus ojos, qué huele tu nariz, qué escuchan tus oídos, qué tacto tiene el suelo, las hojas, las rocas, qué gusto te da todo ello… 

Es captar la atmósfera del bosque, dejarla entrar en ti y tú pertenecer a ella.

 

Más tiempo es mejor

Pero aún mejor es el disfrute y la curación si puedes tener 4 horas para ti en un bosque, en un monte, en un lugar de naturaleza salvaje apartado de la civilización. 

Y 4 h son 4 km de paseo sumergiéndote en la energía física y sutil del bosque. Un paseo donde el objetivo no es cansarte, sino todo lo contrario: revitalizarte, recargarte.

Por tanto camina, sí, pero te paras lo que necesites si estás ligeramente cansada o encuentras algo que te agrada lo suficiente como para pararte y observar.

Bebe agua o una infusión durante tu paseo.

Si a lo largo del camino (aún mejor si vas por entre los árboles sin seguir ninguna senda) buscas o encuentras un lugar que te llame la atención para sentarte y tomarte tu tiempo puedes descansar, leer en ese lugar; o meditar, escribir o dibujar…

Pero en todo caso cualquier cosa que hagas sentada en ese espacio tiene que ser disfrutando del maravilloso ambiente que te rodea, no aislándote de él. 

Es decir, lo que estés haciendo no puede absorber tu atención del bosque, sino incluirla en el bosque.

 

 

La práctica saludable

Si además de conectar con el entorno salvaje te apetece realizar algún ejercicio o práctica para profundizar en tu propia curación puedes elegir entre

  • ejercicios respiratorios que van a ayudarte a captar todavía más los terpenos y los aromas del aire revitalizando tus pulmones,
  • o algún ejercicio de movimientos suaves como el Chi-kung

También puedes disfrutar de una relajación tumbada o una práctica meditativa de silencio mental o de atención plena. 

Lo importante es dedicar el tiempo que tú quieras a esa práctica por lo que debes planificar bien tu paseo para qué cuentes con el tiempo necesario para todo.

Repite tu terapia todas las veces que puedas.

Con cada incursión en la naturaleza irás notando cómo tu energía mejora, tus emociones se equilibran y recuperas tu conexión con esa parte profunda de ti misma que estaba esperando que fueses a por ella.

 

El retiro

Un retiro en un lugar salvaje es una práctica qué necesita más preparación y elaboración de los medios para realizarlo que el simple paseo.

Si necesitas el bosque para curarte o recuperarte de una enfermedad un retiro puede ser lo más eficaz ya que se ha demostrado que tiene el mayor efecto sobre nuestro sistema inmunológico ayudándonos a recuperarlo de una mejor forma que con otras herramientas terapéuticas

Necesitarás una estancia de 2 a 3 días consecutivos en un lugar boscoso o salvaje para que al menos pases 4 horas seguidas cada día en pleno bosque. 

Esto requiere búsqueda del lugar idóneo, preparación de toda la intendencia y planificación completa de todo el proceso.

Quizás encuentres algún centro u hotel especializado en retiros en el bosque que te simplifique el proceso.

Pero de cualquier modo que lo hagas ten en cuenta que no son unas vacaciones, si no una terapia para curarte o recuperar tu salud debilitada.

Para aprovechar el efecto de los terpenos curativos del bosque es mejor planificar la terapia de bosque en verano ya que su concentración en el aire llega a al máximo, mientras el invierno es al revés. 

Aunque ahora en otoño también podemos encontrar una buena acción revitalizante. 

Igualmente tenemos que adentrarnos en el interior del bosque donde las ramas tupidas de los árboles impiden que los terpenos se evaporen.

Si te toca lluvia no protestes porque se ha comprobado que después de llover flotan muchos de esos terpenos saludables en el aire que estás respirando en tu paseo, beneficiándote de su acción curativa.

Algo que ya intuías 

 

Todo esto es la Terapia del Bosque, el Efecto Biofilia o el Shirin Yoku: el poder curativo de los árboles, el bosque y la naturaleza.

Seguro que aunque ahora le ponemos este nombre y unas pautas concretas no te cuento nada nuevo: el bosque es tremendamente curativo.

Entramos en el equinoccio y ya empezamos a oír la llamada de los bosques. ¿Te vas a resistir?

Me encantaría que compartas en comentarios si conoces algún lugar en el que te encuentres llena de la Terapia del Bosque.

Buen paseo. Buen otoño. Buen bosque.

 

Gracias por leerme.

Sheila Minguito.

 

 

 

 

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención al cliente es de Lunes a Viernes: 10.30 a 13.30 y 16.30 a 20.00h. Te responderemos lo antes posible dentro de este horario. Recuerda que también puedes escribirnos a: eco@aguadeflores.es

× ¡Hola! ¿Te ayudamos?