Los 2 pilares para irradiar tu propia belleza, la que tengas, como seas y como la expreses son inseparables e imprescindibles, las 2 caras de la misma moneda:

 

      1. Qué te pones
      2. Cómo te lo pones

Da igual que cuando te mires al espejo te veas más guapa o menos.

Una cosa es la belleza de los rasgos y otra la de tu piel.

Una cosa es cómo te mires tú a ti misma y otra cómo te ven los demás.

Mantener tanto la belleza de tu piel como sacar partido a la de tus rasgos es el objetivo de la Belleza No Convencional.

Porque la convencional, la que llevamos décadas sufriendo, nos conduce a la uniformidad, donde los rasgos propios tienen que deformarse para adaptarse a una belleza de rebaño, donde nadie se distingue de nadie…

La convencional nos conduce a la infamia, es una belleza mentirosa que nos vende humo y falsedades.

Que nos intoxica untando nuestra piel con química dañina para nuestra salud y la del planeta solo para que algunos sigan creciendo en poder.

Nos contamina la vida y el alma.

Pero puedes redirigir tu mirada sobre ti misma dando permiso a que la Belleza No Convencional entre en tu vida, si no lo has hecho ya.

 

Primer Pilar: usar cosméticos reales, honestos y de alta calidad

 

mujer sonriendo con mano en la cabeza

¿Qué te pones?

 

Para que una piel sea bella solo necesita estar sana.

La piel tiene unas características extraordinarias y sus necesidades también lo son: no es una superficie, es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que te ayuda a definirte como individuo.

La cosmetología convencional no te proporciona vitalidad porque:

¿Qué te puede aportar una fórmula cuya base es agua del grifo, aceite derivado del petróleo (en forma de parafina, de mineral oil u otras variantes) y una enorme lista de agentes químicos de dudosa seguridad en dosis variables pero siempre presentes?

Las células necesitan sustancias auténticas de origen vegetal y no mineral, vivas y no muertas, originales y no copias sintéticas, y buena agua viva.

Es decir, aportar a la piel vida, nutrientes que proporcionen lo que necesita para poder estar sana, vital, y que además evitan la acumulación de toxinas inservibles que solo agotan a tu cuerpo al obligarle a eliminarlas.

Sin embargo la cosmetología No Convencional es una delicia:

    • Los compuestos activos de las aguas florales, técnicamente llamadas Hidrolatos, aportan una nutrición celular de alta eficacia, y en muchas ocasiones pueden sustituir parte del agua de la crema.
    • Las moléculas vivas de los aceites vegetales aportan necesarios ácidos grasos, vitaminas, ceras, que no es necesario añadir sintéticamente y que no tienen punto de comparación con el inerte e intoxicante derivado del petróleo.
    • Las plantas, las frutas y los aceites esenciales añaden nutrientes y potencia a las fórmulas creadas con respeto, consciencia y amor por la naturaleza.

Las cremas no frenan el envejecimiento, no quitan los desórdenes orgánicos que nos hacen vernos “feas”, no nos engañemos, pero sin ellas nuestra piel envejece antes y se altera más aún.

Bien, ahora que ya tienes tu cosmética no convencional de calidad real, natural de verdad y bien hecha, ¿qué haces con ella?

 

Segundo Pilar: dulzura, coherencia y regularidad

 

mujer secando la cara con toalla

¿Cómo te lo pones?

 

¿Cuántas veces deseamos tener una piel maravillosa pero no nos la tocamos?

O si lo hacemos vamos a toda prisa, con rapidez, fuerza y poca atención, mecánicas, sin disfrutar…

¿Y sabes que si además de las prisas que llevamos, no nos gusta nuestra piel o nuestro rostro aún somos más rudas con nosotras mismas?

Lo he constatado tras años de escuchar todo tipo de problemas delante del espejo… y es que a las mujeres nos han enseñado a cuidar de los demás pero no de nosotras.

Entonces, si quieres sentir y ver tu cutis radiante, dedícale unos mimos. Pero de los de verdad… toca por aquí, toca por allá:

 

1.- usa solo las yemas de los dedos para aplicarte los cosméticos cotidianos

No solo serás más dulce con tu piel sino que ahorrarás producto, te lo garantizo.

2.- deja la palma para darte masajes

Eso asegura que aprenderás a hacerlo bien, si vas con un dedito no te lanzarás y los masajes, por el contrario que los cuidados diarios, sí que necesitan presión.

3.- no frotes, no aprietes la cara con el algodón, la manopla o lo que uses

Desliza, acaricia, pero no presiones la cara nunca. Recuerda que no estás fregando platos.

4.- la cara se toca en sentido ascendente y el cuello descendente

Para facilitar el flujo linfático trabaja siempre hacia los lados y arriba en la cara y mentón y en el cuello dirige el movimiento hacia abajo, hacia las clavículas.

Si te pones la crema con movimientos circulares hacia abajo, ¿a dónde crees que irá tu cara?

5.- termina con un contacto general en el rostro

Pon tus dos palmas a cada lado de tu cara el instante final, te hará sentirte amiga de ti misma.

Y no, todo esto no te hará perder tiempo… ser suave no es ser lenta. Puedes ir ágil y no tardar nada mientras te aplicas todo con dulzura y suavidad.

Compruébalo: tardas 5mn. en limpiarte e hidratarte, incluyendo contorno de ojos y bálsamo labial. Es muy asumible por mucha prisa que tengas…

Son los 2 cuidados esenciales. Como comer y dormir… Y es necesario hacerlos 2 veces al día.

La regularidad es el mantra de una piel sana.

Cántalo para ti con una sonrisa en la boca mientras te miras al espejo con dulzura, amor y alegría de ver tu belleza No convencional.

 

P.S.: En un futuro post te contaré cómo cuidar el rostro entero ante el paso del tiempo: los cuidados para la piel no evitan el deterioro de los rasgos porque éstos se estructuran en los músculos y los huesos, que tenemos que cuidar con otras herramientas, que también están en tus manos.

 

Gracias por leerme. Gracias por comentar si te apetece compartir algo.

Cuídate.

Namasté.

Sheila Minguito.

 

 

 

 

 

 

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención al cliente es de Lunes a Viernes: 10.30 a 13.30 y 16.30 a 20.00h. Te responderemos lo antes posible dentro de este horario. Recuerda que también puedes escribirnos a: eco@aguadeflores.es

× ¡Hola! ¿Te ayudamos?