Seleccionar página

La Alimentación Integral no es comer cereales integrales

Aunque use ese adjetivo, la Alimentación Integral no es comer cereales integrales o la fruta con piel, sino desarrollar una actitud integral en relación a la comida y su efecto en ti.

Comer es una necesidad básica de supervivencia pero también una de las formas más habituales de relacionarnos con nuestro cuerpo, tanto el físico como el psicoemocional.

Está arraigada en los estratos más profundos de nuestra psique y además incluye un aspecto social y un significado cultural que se asienta en las experiencias colectivas familiares, tiñendo todas nuestras relaciones.

Este artículo enlaza con este anterior donde comencé proponiéndote una comida limpia que ayude a tus defensas a estar operativas.

Y hoy te traigo las 4 bases de la Alimentación Integral que te permiten reflexionar e indagar en tu interior de manera directa y sencilla, para que puedas comenzar a cultivar una relación sana con la alimentación que te aporte salud de manera consciente y dejar de lado los modos de comer insanos.

Ya sabemos que en nuestra sociedad es mucho más fácil comer mal que comer bien, porque comer sabiamente requiere un compromiso serio y continuo para no sobre alimentarnos con comida insana y barata.

Por eso la Alimentación Integral es el cuidado para contigo misma que te llevará a preparar tu dieta* integral y comer disfrutando sin caer en esas restricciones dietéticas durante un tiempo para compensar después en el exceso y caer en un círculo negativo que se aleja por completo de la salud.

*entendiendo dieta no como una restricción sino como un plan alimenticio.

 

La Alimentación Integral es

comida para ti

Partimos del hecho que no hay una dieta adecuada para todo el mundo y que descubrir lo que te va bien es un trabajo individual, que exige motivación, ánimo y autoconocimiento.

¿Cómo lo ves? ¿Te apetece descubrir tu dieta integral?

Pues te planteo estas 4 preguntas para que descubras tu verdadera Alimentación Integral:

Saca papel y boli para anotar todas aquellas ideas que te afloren intuitivamente y que te ayudarán a tener más claridad sobre los aspectos que tienes que ir cambiando día a día y si descubres algún bloqueo darte permiso para dedicarle el tiempo y la atención que necesitas para liberarlo.

Vas a descubrir que cuando hagas cambios en uno de los 4 aspectos el resto también van a mejorar porque están todos relacionados y mejorar en uno repercute para bien en los demás… eso anima mucho, te lo garantizo: comer integralmente es una práctica que influye muy positivamente en todas las dimensiones de tu vida.

Por eso se llama Alimentación Integral, porque integra todos los aspectos propios de esto que hacemos varias veces al día: comer y sus repercusiones globales.

 

1. ¿Cómo y porqué comes así?

Observa cómo comes, valora cuánto tiempo inviertes en cada comida, desde que la planificas hasta que la ingieres:

1. Buscar, elegir, imaginar los alimentos preparando con tiempo suficiente tus menús (por ejemplo, los de un mes entero).

2. Preparar, cocinar y disfrutar mientras lo comes, sea lo que sea: elegirlo, prepararlo o pedirlo, verlo, olerlo, masticarlo, degustarlo, saborearlo, deglutirlo y sentir cómo te sacia.

3. Sentir cómo te hacen sentir energéticamente: los alimentos frescos, vivos, sanos te aportarán un tipo de energía diferente a los procesados, comer atentamente te ayuda a sentirlo en tu cuerpo y ver qué pasa en tu vida…

Si decides prestar atención a tu acto de comer cultivarás la capacidad de comer para disfrutar de la calidad más que de la cantidad: es posible que descubras la paradoja de que te sacia más una comida degustada y plena de atención sensorial de pequeña cantidad, que una gran comida engullida.

 

2. ¿Con quién te sientas a comer?

Descubre qué mandatos familiares sobre la comida siguen actuando en ti o aquellos que ya no forman parte de tus necesidades actuales pero aún no has abandonado:

1.¿Necesitas ser tú misma comiendo cosas diferentes a las que te enseñaron de niña? ¿O bien es al revés y vuelves una y otra vez a los platos de tu casa?

2. ¿Te gusta hacerlo sola, o prefieres comer con compañía?

3.¿Qué pasa cuando te juntas con amigos o familiares?, ¿qué platos hay que comer siempre? ¿por qué se come tanto o tan poco?

 

Estoy segura que contestarte a estas preguntas puede darte mucha luz cuando te plantees iniciar una Alimentación Integral y encontrarás muchas respuestas a años de comer sin salud.

 

3. ¿Qué comes y qué bebes?

Sí, por fin llegamos a lo que se suele hablar en todo plan dietético: los tipos de alimentos.

Pero ya sabemos de sobra que la ciencia de la nutrición es un campo muy complejo, controvertido y a menudo contradictorio, en particular porque lo que te va bien a ti quizás no me sirva a mí.

Por eso es fundamental que te tomes cualquier orientación dietética como lo que es, una sugerencia para experimentar, probar e ir tomando consciencia día a día de cómo te sientes comiendo.

Por ejemplo en el post anterior te compartí una tabla de sustitución de alimentos (aunque también podríamos profundizar sobre el momento en que se come, las cantidades o las mezclas…) pero siempre debes experimentar si será adecuada para ti, o bien durante cuánto tiempo lo será.

Estas recomendaciones te las doy como guía para aprender a comer conscientemente,  te ayudarán a no caer en neurosis y a llegar a distinguir sin problema cuándo comerte eso que te apetece tanto (como ese pastel) estará bien y cuándo no te sentará nada bien para actuar adecuada, equilibrada y coherentemente contigo misma.

 

4. ¿Comes sostenible?

Por último, ser consciente de lo que permites que forme parte de ti misma es un acto de madurez y consciencia, pero no solo para ti sino también para el planeta.

Por mucho que nos olvidemos cada molécula de alimento forma parte de tu piel, tu pelo, tus intestinos y hasta tus emociones.

Si rastreas cada alimento te contará una historia oculta, un relato no escrito sobre los recursos, los materiales y el impacto que tiene en nosotros y en nuestra sociedad.

Por tanto pregúntate si consumes alimentos que favorezcan la sociedad que tienes o la que quieres tener.

Recuerda que como consumidores tenemos mucho más impacto social del que creemos.

Y además la sostenibilidad alimentaria cierra el círculo de estas preguntas porque si eres consciente del tipo de alimento que escoges también lo notarás en su sabor, calidad y acción energética sobre tu salud, volviendo a la pregunta inicial para que seas más consciente de por qué comes lo que comes.

 

Beneficios de la

Alimentación Integral

 

Como resultado no solo comerás bien, sino que también digerirás mejor, te nutrirás adecuadamente, disfrutarás del placer de comer y vivirás más sana porque te ayuda a que tu comida sea limpia y no sature tu sistema de drenaje.

Cocinarás mejor, no desperdiciarás alimentos, disminuirás residuos, ahorrarás dinero y tu consciencia sobre la sostenibilidad de tu alimentación será coherente y centrada en ti tanto como en los demás.

Compartirás tu mesa con placer, sin culpas ni disculpas, eligiendo conscientemente qué alimentos formarán parte de tu cuerpo-mente y estarás más feliz.

Y si tienes otros objetivos como perder/ganar peso esta alimentación es el trampolín para redondear los tratamientos que necesites.

¿Alguien da más?

 

Si te resuena todo esto y quieres ponerlo en práctica pero necesitas que te eche una mano, no dudes en hacer cualquier pregunta en comentarios o bien en privado, ya que la Alimentación Integral es una base de los programas de Salud Integral que realizo en mis consultas como naturópata.

Gracias por leerme.

Un saludo cordial, namasté.

Sheila Minguito.

 

 

P.S: 

Por si quieres más información:

Las ideas de la Alimentación Integral pertenecen al sistema de pensamiento de Ken Wilber y su “TEORÍA INTEGRAL”, un sistema de pensamiento y filosofía de vida con el que me siento muy en consonancia y que practico desde hace muchos años, integrándolo en mi trabajo como naturópata.

https://integrallife.com/category/perspectives/the-ken-show/  

Además, he recibido formación en “Nutrición Sensorial”, un método de Abigail Didier que permite poner consciencia en nuestra alimentación a través de los sentidos y la atención plena, permitiéndote generar salud a partir de tu propia experiencia vital.

https://www.editionsmerciadulac.ch/es/product/la-nutricion-sensorial-a-traves-de-los-sentidos-y-de-los-sabores-2/

 

×

¡Hola!

Nuestro horario de atención al cliente es de Lunes a Viernes: 10.30 a 13.30 y 16.30 a 20.00h. Te responderemos lo antes posible dentro de este horario. Recuerda que también puedes escribirnos a: eco@aguadeflores.es

× ¡Hola! ¿Te ayudamos?